Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El futbolista Álvaro Peral MOVISTAR

Se intenta suicidar tras firmar un contrato millonario y ofrecer ayuda a su madre para la hipoteca

El futbolista Álvaro Peral relata su complicado periplo por el fútbol profesional que casi acaba con su vida

4 min

El mundo del fútbol tiene historias de superación que trascienden pero poco se habla de sus sombras. La historia de Álvaro Peral tiene un poco de ambas.

Este jugador albaceteño vio como desde el Albacete Balompié era fichado por el Atlético de Madrid del Cholo Simeone y llegar a la liga inglesa. Un sueño que ni el mismo podría creer.

Inicios y ofertas

El futbolista siempre tuvo un referente en mente: el excapitán de la selección española de fútbol Iker Casillas. En su juventud, tenía una trayectoria meteórica que podía hacerl llegar hasta allí.

Nada más empezar en las categorías inferiores del Albacete Balompié, le llovieron ofertas “del Valencia, del FC Barcelona, del Real Madrid y de Atlético de Madrid”. Optó por este último,

La llamada del Cholo

“En el Atlético de Madrid viví un sueño que todo el mundo quiere vivir y que me tocó a mí. Vivía en una nube. Salía de entrenar y me pedían autógrafos y yo decía, yo no soy nadie, pídeselos a ellos que son las estrellas”, recuerda. Cuando cumplió 18 años, recibió la llamada del Cholo, lo quería con en primera.

El guardameta hizo “la pretemporada con el primer equipo” y al regresar le presentaron una oferta de renovación. Pese a desearlo, no lo hizo.

El contrato definitivo

“Me dijo mi representante de entonces que no dijese que sí ya que mi sitio y mi futuro estaba en el fútbol inglés”, señala. Habló con Aguilera y rechazó la propuesta del club colchonero.

Se fue al Charlton Athletic Football Club con un contrato de 300.000 libras esterlinas. “Firmé el contrato y llamé a mi madre y le dije: Mamá, no te preocupes, la hipoteca yo te la pago”, asevera.

Caída en el pozo

Todo se derrumbó 24 horas después. “Al día siguiente de firmar el contrato con el Charlton me llamaron desde el club y me dijeron que mi representante les había pedido 10.000 libras y que por eso rompían de manera inmediata el contrato ya que no querían tener a un jugador que les podría engañar. Rompieron el contrato, me quedé sin nada y no sabía donde ir porque además en España ya se había cerrado el plazo de fichajes”, lamenta.

La noticia acabó con su carrera. Considera que “lo había tenido en las manos” y por culpa de un mal representante todo se esfumó. “No he podido llegar a nada en el fútbol y no he sido lo que tenía que haber sido”, en su opinión.

Resurgir

La situación fue tan extrema que intentó el suicidio. “Mi cabeza me dijo basta, fue lo más grave, creía que lo mejor era apartarme para no seguir viviendo aquello”, comenta Peral.

La atención psicológica fue fundamental para poder seguir del bache. En este sentido, hace un llamamiento para que nadie se avergüence de ir al psicólogo. “Igual que te curas un esguince tras una lesión, la cabeza puede estar lesionada y no lo sabes”, concluye.