Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de archivo de una cárcel / PIXABAY

Prisión permanente para la mujer que mató al hijo de su pareja en Elda

El Supremo ha confirmado la sentencia de la acusada, que asesinó al niño de ocho años estrangulándolo con una camiseta

2 min

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia que dicta prisión permanente para la mujer que asesinó al hijo de acogida de su pareja, de ocho años. Los hechos tuvieron lugar en agosto de 2017, en Elda (Alicante), y no ha sido hasta esta semana que la justicia a fallado en contra de la acusada. 

La mujer interpuso un recurso de casación por los hechos, pero la Sala ha rechazado dicha petición. Además, se le obliga a pagar a la condenada 125.000 euros a los padres de acogida del menor y una multa de 1.080 euros por simulación de delito. 

Relato inventado

Según las investigaciones del caso, la mujer asesinó al niño de ocho años estrangulándolo con una camiseta que llevaba medio puesta tras abordarle "de forma repentina por la espalda". Ambos se encontraban solos en su domicilio y se desconocen los motivos por los que habría llevado a cabo tal atrocidad. 

Precisamente porque ella misma negó todos los hechos y relató a la policía una historia completamente diferente a lo que había sucedido. Según la mujer, unos hombres desconocidos entraron a la viviendo sin su consentimiento y agredieron sexualmente de ella y del menor. La acusada se inventó toda una serie de pruebas, según los hechos probados, para dar veracidad a su relato. 

La justicia falla en su contra

Sin embargo, después de cuatro años, la justicia finalmente ha comprobado que nada de eso sucedió de esa manera, "Consideramos que la condenada, en su idea de dar muerte al niño, se veló de unos medios de ejecución que objetivamente eran idóneos para asegurar sin riesgo para ella ese resultado", aseguran los magistrados. 

Según apunta el Tribunal, el informe de la autopsia ha sido fundamental para determinar cómo fue el asesinato --por la espalda-- y para corroborar que la historia que contaba la condenada no era fiel a la realidad.