Menú Buscar
Una foto ilustrativa de un preso en la cárcel

Piden nueve años de cárcel para un preso por abusar de su compañero de celda

La víctima, actualmente interno en un psiquiátrico penitenciario, ha asegurado que los hechos no fueron recíprocos y que pese avisar a los funcionarios, estos no acudieron

3 min

La Fiscalía ha solicitado nueve años de prisión para un preso por, presuntamente, abusar sexualmente de su compañero de celda en una cárcel sevillana. Los hechos ocurrieron entre el 17 y 21 de julio de 2014, cuando el acusado obligó a practicarle felaciones y masturbaciones a su compañero en el baño de la celda.

La víctima, actualmente interno en un psiquiátrico penitenciario, declaró este jueves en el juicio por videoconferencia. El agredido ha asegurado que no denunció los hechos después de que ocurrieran por primera vez asegurado porque “estaba asustado y no sabía qué hacer”, y que por eso no lo denunció al director de la prisión hasta días después. Además, ha asegurado que los actos sexuales no fueron recíprocos y al ser preguntado sobre por qué no usó el dispositivo de alerta a los funcionarios de prisiones, ha afirmado que los avisó un tercer compañero de celda pero no vinieron.

Invenciones

El acusado, por su parte, ha defendido su versión de los hechos y ha asegurado que “se lo ha inventado todo” y no se explica “por qué está diciendo eso”. Además, ha afirmado que él era un preso de confianza que ayudaba en el módulo de enfermería donde el acusado sí recibía tratamiento y le fue asignado como compañero tras haber tenido problemas con otros. En su última palabra se declaró "inocente".

Tras escuchar a ambos y a los testigos y peritos, entre ellos los funcionarios de prisiones, que han ratificado que el acusado era un preso de confianza y que desconocían los hechos hasta que la víctima los denunció al director. La fiscal ha admitido que no ha quedado acreditado el ejercicio de la violencia para calificar los hechos como agresión sexual, pero sí la falta de consentimiento, por lo que ha solicitado nueve años de prisión. 

El juicio ha quedado visto para sentencia a falta de conocer que decidirá el juez. El abogado defensor destacó que dadas las “contradicciones evidentes” en las declaraciones del denunciante y el trastorno bipolar que padece, son pruebas evidentes a favor de su cliente y ha pedido la libre absolución para su cliente.