Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un agente de policía en el lugar del crimen contra una niña de 14 años EP

Los padres de la chica de 14 años asesinada en Oviedo, rotos de dolor: "Me han quitado a mi niña"

Máximas autoridades acuden a la concentración en repulsa al crimen perpetrado presuntamente por un vecino de la víctima

3 min

Oviedo sigue conmocionada con el asesinato de una niña de 14 años, a manos de un vecino de 31 años, con antecedentes por agresión sexual, que acabó detenido como sospechoso de haberla matado a cuchilladas.

La congregación religiosa María Inmaculada de Vallobín de la ciudad sigue de luto. En la recepción de la residencia femenina de la orden trabajaba la joven Erika, que estaba muy unida a las religiosas. Sor Alicia Fernández era su madrina.

Padres, destrozados

Los padres estaban muy unidos a la congregación religiosa. La madre, Alba, trabajó también como recepcionista en la residencia. Hoy todas ellas, junto con el padre, René, están destrozados.

Me han quitado a mi pequeña”, gritaba el progenitor en la manifestación en recuerdo de la pequeña. La madre, apenas puede articular palabra. “Mi niña, mi niña”, repetía.

Apoyos

Decenas de vecinos de Oviedo, integrantes de la corporación local y trabajadores municipales y diputados del Parlamento asturiano se concentraron este miércoles en repulsa por el asesinato. En la fachada del colegio en el que estudiaba Erika luce un gran lazo negro. “Es la alumna que todo profesor quería tener”, aseguran.

Al velatorio celebrado ese mismo día, acudieron también el presidente de la comunidad, Adrián Barbón, el alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, y la delegada del Gobierno, Delia Losa. La familia, la congregación y la escuela siguen impactadas por el golpe.

Asesinato

El crimen, cometido este martes sobre las 16 horas, se produjo en el edificio en el que vivía la víctima. Ella regresaba del instituto para comer con su familia, su padre la envió a buscar el pan y en su regreso, picó al timbre y nunca subió a casa.

Preocupados por tardanza, la hermana de Erika fue en su búsqueda y halló un reguero de sangre que conducía hacia el interior de otro piso situado en la primera planta. Acto seguido llamaron a la policía.

Sospechoso detenido

Los agentes encontraron en el interior de la vivienda a la joven, tendida en el suelo con varias heridas de arma blanca, alguna de ellas de carácter defensivo. Junto a ella, estaba el ahora arrestado, que llevaba viviendo en el inmueble desde hace sólo tres semanas, quien también presentaba heridas.

Al vecino se le detuvo en el acto y se le investiga como presunto autor de un delito de homicidio. Posteriormente fue trasladado al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) de Oviedo para ser atendido de varias heridas que al parecer se habría provocado él mismo tras cometer el crimen.