Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

La chica de 14 años apuñalada en Oviedo murió en los brazos de un policía

Los investigadores apuntan a que el hombre detenido en el lugar de los hechos es el autor del crimen de Erika

3 min

Erika, la niña de 14 años que fue apuñalada en un piso en Oviedo, murió en los brazos de un policía. La joven apareció en casa de su vecino, un hombre de unos 30 años que también presentaba heridas y que es considerado como el principal sospechoso.

Según las fuentes cercanas al caso, la adolescente se dirigía a su casa después del instituto, pero nunca llegó a aparecer. Al ver la tardanza de la pequeña, su padre y su hermana fueron a buscarla, pero se encontraron un reguero de sangre en el rellano del edificio. 

No pudieron hacer nada por ella

El rastro les llevó al inmueble del vecino, ubicado en el primer piso. Cuando los agentes llegaron a la escena del crimen, dentro estaba la joven apuñalada, todavía con vida. A pesar de que los agentes hicieron todo por reanimarla, finalmente no pudieron hacer nada por ella

El agente que sostenía a Erika se quedó totalmente devastado al ver a la pequeña morir en sus brazos. Los sanitarios, el resto de policías y el forense que acudieron al lugar no pudieron hacer más que certificar su muerte. Por su parte, el detenido, fue estabilizado en una ambulancia y conducido a un centro hospitalario.

La investigación continúa

El Grupo de Homicidios de la Policía Nacional de la capital asturiana es el que lleva esta investigación. Según fuentes policiales, esta madrugada aún continuaban investigando lo ocurrido sobre el terreno los agentes de la Brigada Provincial de Policía Científica y de la Judicial de la Comisaría de Oviedo.

A pesar de que el presunto asesino todavía permanece ingresado con pronóstico reservado en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), las investigaciones se centran en conocer qué precipitó el crimen y qué relación mantenían ambas partes.