Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Yéremi Vargas EP

Un juzgado pide reabrir el caso de Yéremi Vargas

El abogado de la madre del menor ha presentado nuevas pruebas para que sean consideradas por el juez

4 min

El juzgado de Primera Instancia número 2 de San Bartolomé de Tirajana (Gran CVanaria) ha acordado la reapertura del caso de Yéremi Vargas, el niño de siete años desaparecido el 10 de marzo de 2007 en la zona de Vecindario.

Un auto del 2 de septiembre emplaza a que se vuelva a investigar el suceso, días después de que su padre, uno de los principales sospechosos, fuera detenido hasta en tres ocasiones.

Requirimiento

El juez Juan Manuel Hermo Costoya ha pedido al Ministerio Fiscal que se pronuncie sobre esta decisión, por lo que la familia de Yéremi y el abogado confían en que la Fiscalía se muestra favorable para que se puedan practicar las diligencias solicitadas.

Estas diligencias, que figuran en la resolución del juez, se refieren a la identificación de los responsables de la desaparición del niño, averiguación de las circunstancias que rodean su comisión y los medios de prueba que puedan considerarse necesarios.

Nuevas pruebas

En el documento se insta al fiscal a que alegue lo que considere antes de decidir si admite las nuevas pruebas solicitadas por la familia del niño y que no se tuvieron en cuenta hace 14 años. Entre ellas,están las palabras del prinicpal sospechoso Antonio Ojeda, conocido como El Rubio, a un compañero de celda al que le dijo que "el niño estaba azul" y que "tuvo que desaparecerlo".

Estas palabras cobran sentido ya que el niño padece una insuficiencia respiratoria. Para el abogado de la defensa, Marcos García-Montes, es un hecho determinante, ya que el principal acusado "solo pudo saber de la enfermedad si participó de la desaparición".

Testimonio de un menor

Otra de las peticiones que hace el letrado de la madre, Ithaisa Suárez, es que se trate toda la documentación como una cadena de pruebas todas las pistas que apuntan hacia El Rubio. Una de ellas fue la del testomonio de un niño que asegura haber visto como, el día de su desaparición, Yéremi se subió a un coche.

El niño apenas pudo decir que era un Opel Corsa blanco con la pegatina de unas palmeras que simbolizan la isla. Un adhesivo que presenta el Renault 5 Oasis que tiene el sospechoso. La discrepancia de la marca hizo que el juez estimara por plantear contradicciones.

Defensa convencida

Pese a que se puso en el foco al padre del menor, Juan Francisco Vargas, la familia lo tiene claro: "La única línea de investigación desde la óptica y punto de vista objetivo y subjetivo, científico policial, con rigurosa técnica, es la seguida acerca de Don Antonio Ojeda Bordón, con un descarte absoluto de cualquier otra línea de investigación que llegaría al absurdo y sin ningún tipo de posibilidad de resultado positivo".

Por el momento, son optimistas. "La confianza en la justicia y la Fiscalía es plena, como no puede ser de otro modo, y estamos seguros de que hemos rotulado con la reapertura del procedimiento y diligencias a practicar el futuro camino de lograr la verdad, y en el caso de que Yéremi no estuviera vivo, que la familia descanse dando a sus restos cristiana sepultura", recoge el comunicado. Tanto los familiares como el abogado destacan que han sido dos años "de un largo camino" para tratar de resolver un caso que no ha finalizado y agradecen el esfuerzo de la Guardia Civil y otras personas por ayudar en la investigación.