Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El buque con sónar Ángeles Alvariño /IEO

Los investigadores creen que Tomás Gimeno se lastró al fondo del mar

Tras el hallazgo de la botella de oxigeno y la funda nórdica del padre de las menores, el buque con sónar centra sus esfuerzos en localizar el ancla y un cinturón de plomo

3 min

Desde el pasado 27 de abril sigue activo el dispositivo de búsqueda de Tomás Gimeno, Anna y Olivia, el padre y sus dos hijas de uno y seis años desaparecidos en Tenerife esa misma tarde.

Tras el hallazgo de la botella de oxigeno de buceo y la funda nórdica del tinerfeño por parte del buque con sónar, para la Guardia Civil cobra fuerza la hipótesis de que Gimeno se lastró al fondo del mar con un cinturón de plomo de ocho quilos.

Una botella de oxigeno, un ancla y un cinturón de plomo

Una razón por la cual ahora los investigadores y la tripulación del navío Ángeles Alvariño se centran en la búsqueda del ancla de la embarcación del padre de las menores, así como del cinturón de plomo que iba atado a la botella de oxigeno encontrada. Tres objetos que podrían haber servido para lastrar los dos cuerpos de las pequeñas y, posteriormente, el suyo. ´

En este sentido, los investigadores apuntan a que Tomás se habría deshecho del primer lastre entre las 21:30 y las 23:30 horas: un espacio de tiempo que transcurre desde que se le ve zarpar de la marina de Santa Cruz de Tenerife hasta que regresa a puerto para comprar un cargador de móvil.

¿Una puesta en escena perfecta?

Minutos más tarde, Gimeno volvería a zarpar, siendo esta la última vez que se le vio con vida. Ya en el mar, a la 1:30 de la madrugada, Beatriz Zimmerman, madre de las menores, le volvió a llamar y esta vez sí que estuvo hablando con él en una conversación en la que él aseguró que se iba lejos con las pequeñas.

Fue entonces cuando los investigadores consideran que el padre de 37 años se lanzó al mar, atado a los ocho quilos de plomo. Sin embargo, Zimmerman mantiene la esperanza de encontrar a sus hijas con vida, puesto que cree que se trata de una puesta en escena perfecta por parte de su antigua pareja.