Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Unos padres acompañan a su hijo al colegio / EFE

La fiscalía pide 11 meses para unos padres que no llevan a sus hijos al colegio por miedo al virus

Los progenitores matricularon a los niños en un centro americano a distancia no homologado

2 min

La Fiscalía del Principado de Asturias pide 11 meses de cárcel para los padres de dos hermanos que no van a clase desde que empezó el curso por miedo al coronavirus, una razón que no se considera justificada bajo ningún concepto por parte de la autoridad judicial. Tan solo el hermano mayor acudió al centro en una ocasión para realizar un examen.

Los progenitores fueron avisados en sucesivas ocasiones por parte del establecimiento educativo de las consecuencias que conllevaba no llevar a los niños al colegio, como la activación del protocolo de absentismo. Ante estos avisos, los padres no respondían, y alegaban que las medidas de distanciamiento social y sanitarias “impiden el desarrollo motriz y neurológico, vital para el aprendizaje”.

Escuela sin homologar

Los acusados matricularon a sus hijos en un colegio americano a distancia, un tipo de centro que no cuenta con la homologación por parte de los organismos competentes. Ambos conocían la obligación legal de inscribir a los niños en un establecimiento educativo sujeto a la ley española. Por tanto, al no hacerlo, incumplieron los deberes atribuibles a la patria potestad.

El pasado 14 de diciembre la Sección de Menores de la fiscalía les instó a que cumpliesen con la obligación de escolarizar a sus hijos. De la misma forma, se les recordó de nuevo que en España la educación a domicilio no está permitida y que no cumplir con su deber como padres podría derivar en el incurrimiento en un delito de abandono de familia y de desobediencia grave. Los padres, sin embargo, hicieron caso omiso.