Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El virus de la hepatitis / EP

¿Está el adenovirus 41 detrás de los brotes de hepatitis infantil que tanto preocupan a la OMS?

Un total de 17 niños entre un mes y 16 años han necesitado un trasplante de hígado y ha sido notificada al menos una muerte

2 min

El 5 de abril Reino Unido notificó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) 10 casos de hepatitis aguda grave de origen desconocido en niños menores de 10 años previamente sanos, en edades oscilaron entre los 11 meses y los cinco años, por lo que las autoridades pusieron en marcha una investigación.

Desde entonces, el número total de casos ha aumentado. Hasta el pasado 21 de abril, se habían notificado al menos 169 casos de hepatitis aguda de origen desconocido en 12 países. El Reino Unido va en cabeza con más de 114, seguido por España, Israel, Estados Unidos, Dinamarca, Irlanda, Países Bajos, Italia, Noruega, Francia, Rumanía y Bélgica.

Síntomas

Según la OMS, un total de 17 niños entre un mes y 16 años han necesitado un trasplante de hígado y ha sido notificada al menos una muerte. Entre los principales síntomas previos destacan el dolor abdominal, diarrea y vómitos.

Los expertos continúan investigando las historias clínicas y haciendo análisis para descubrir el origen de esta enfermedad. Por el momento, los virus que causan la hepatitis viral aguda (virus de la hepatitis A, B, C, D y E), no se han detectado en ningún caso. No obstante, los investigadores han encontrado adenovirus en al menos 74 pacientes.

Origen

Asimismo, en 18 casos ha sido identificado el adenovirus F 41, en 20 casos el SARS-CoV-2 y en 19 casos coinfección por SARS-CoV-2 y adenovirus. Esta primera información podría indicar una relación directa entre este virus y la hepatitis en los niños.

Los adenovirus son causantes de enfermedades infecciosas, especialmente del tracto respiratorio superior y, con menos frecuencia, ocasionan enfermedades gastrointestinales, oftalmológicas, genitourinarias y neurológicas. Además, en niños menores de cinco años es frecuente, ya que son altamente contagiosos y se propagan fácilmente.