Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de archivo de una comisaría de Marbella (Málaga), donde ha sido detenida la madre / EP

Detenida una madre con síndrome de Munchausen por maltratar a sus hijos

La mujer medicaba a sus hijos desproporcionadamente por una sobreprotección hacia ellos

3 min

La Policía Nacional ha detenido a una mujer de 38 años en Málaga que padece síndrome de Munchausen por poderes, una forma de maltrato infantil. Al parecer, la investigada presuntamente exageraba los síntomas que padece su hijo de corta edad o se inventaba algunos problemas de salud del niño. 

La madre tenía una obsesión por sobreproteger a su hijo; era tal que que le llevaba al pediatra con mucha frecuencia, la mayoría de ocasiones innecesarias, y le administraba medicamentos de manera desproporcionada. Así las cosas, la detenida en Málaga mostraba una preocupación excesiva ante la situación clínica de su hijo. 

Denunciada por su expareja

Dicha investigación hacia la mujer se inició cuando su expareja sentimental la denunció por medicar de manera desproporcionada al hijo que tienen en común y exageraba los síntomas del pequeño. Ahora, el caso reside en un oficio del Juzgado de Instrucción número 1 de Málaga. 

El síndrome de Munchausen por poderes es una modalidad poco frecuente de maltrato infantil. En este caso, el cuidador provoca efectos lesivos al niño, relacionados con una asistencia médica innecesaria, además de perjudicial o potencialmente perjudicial. De hecho, la mujer mentía a la hora de hablar sobre los síntomas de su hijo, llegando a demandar un aumento de las dosis de ansiolíticos por la creciente agresividad del pequeño, cuando era inexistente.

Obsesión por protegerle en exceso

Según los distintos profesionales consultados por diversos medios que atienden al pequeño, se trata de un niño pacífico con su grupo de iguales, no apreciándose rabietas, ni tampoco conductas autolesivas. Sin embargo, la investigada ejercía tal manipulación sobre los profesionales sanitarios que muchas de sus demandas eran cumplidas.

La obsesión de la madre era de tal entidad que llegó a plantear a la pediatra la implantación de una sonda de gastronomía por episodios continuados de vómitos, todo ello pese a que el pequeño siempre ganaba peso y talla. La progenitora alegaba que las náuseas se acentuaban cuando el niño pasaba unos días con el padre; es por ello que el hombre decidió denunciarla.