Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Cartel con medidas sanitarias en el Disneyland de Shanghai / EP

China confina a nueve millones de habitantes en Shanghái ante el aumento de casos de coronavirus

La comunidad se ha visto afectada por numerosos rebrotes y cifras de nuevos contagios no vistas desde el estallido de la pandemia en la ciudad de Wuhan a inicios de 2020

3 min

La ciudad de Shanghái ha decretado el cierre de las escuelas de primaria y secundaria ante el reciente aumento de casos de coronavirus. Son más de cien infecciones en los últimos días, unas cifras de nuevos contagios no vistas desde el estallido de la pandemia en la ciudad de Wuhan a inicios de 2020.

Ante estos numerosos números y como medida preventiva, los colegios cerrarán sus aulas y se mantendrán las clases online como durante la pandemia. Por eso, la Comisión Nacional de Sanidad anunció este viernes la detección de  del coronavirus en la China continental.

Medidas tomadas555 nuevos positivos

A ese dato se suman otros 814 casos asintomáticos contabilizados hoy y que Pekín no computa como casos confirmados. En este momento el número total de contagiados activos en la China continental asciende a 2.450, y desde el inicio de la pandemia los casos suman 112.940 y los fallecimientos se mantienen estables desde hace meses en 4.636.

No solamente se han anulado las clases presenciales, sino que también se ha confinado a toda la población (nueve millones de personas), a la que someterá a tres rondas de pruebas de ácido nucleico para trazar los casos y frenar la curva, "a excepción de supermercados, farmacias e instituciones médicas, todas las tiendas cerrarán, así como las escuelas y el transporte público".

Vuelven las restricciones

Por tanto, el Gobierno ha retomado algunas de las restricciones que se utilizaron durante el confinamiento del principio de la pandemia, como solamente permitir a una persona por familia salir fuera de sus viviendas cada dos días para comprar las necesidades básicas o la mascarilla obligatoria en todos los lugares. 

El primer ministro chino, Li Keqiang, eludió hoy aclarar si China prevé relajar las estrictas medidas contra la covid-19 que mantienen a su país desde hace ya dos años prácticamente cerrado al mundo y sostuvo que aún hace falta seguir investigando sobre el virus, vacunas y medicamentos