Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Will Smith durante su discurso de la gala de los Oscars, tras propinar una bofetada a Chris Rock / EUROPA PRESS

Will Smith responde al castigo impuesto por la Academia de Cine de Hollywood

La organización veta al intérprete de participar en ningún evento que ellos organicen durante un periodo de 10 años

4 min

La Academia de Hollywood ha decidido este viernes expulsar al actor Will Smith y prohibir que acuda en los próximos diez años a los ceremonia de los Oscar y cualquier otro evento de la institución después de la bofetada que soltó al humorista Chris Rock en la última edición por bromear sobre la alopecia que sufre su mujer, Jada Pinket.

La noticia podría haber sido mucho peor, sobre la mesa estaba la opción de retirarle el galardón a mejor actor protagonista de El método Williams, no ha sido así. Además, la noticia de la expulsión tiene un alcance limitado si se tiene en cuenta que fue el propio intérprete quien renunció el pasado 1 de abril a formar parte de la organización, para no manchar su reputación. Por eso, Will Smith ha declarado que “acepto y respeto la decisión de la Academia”, tras conocerse la noticia.

Comunicado

La Academia ha recordado que la gala de los premios debió ser "una celebración" del "trabajo increíble" que hizo el mundo del cine el año pasado, pero se vio "eclipsado" por el "comportamiento inaceptable y dañino" que exhibió Smith sobre el escenario. "No manejamos adecuadamente la situación. Pedimos disculpas", apuntan.

En este contexto, y tras una reunión de la junta de la Academia de Hollywood donde han abordado la bofetada, ha decidido, por un periodo de diez años, que al actor no se le permita "asistir a ningún evento o programa de la Academia, en persona o virtualmente", incluidos, entre otros, la gala de los Oscar. Además, ha agradecido al cómico Chris Rock que lograra "mantener la compostura en aquellas circunstancias".

Disculpas previas

Curiosamente las palabras utilizadas por la organización a la hora de calificar los actos de Smith son los mismos que él ya usó en su día cuando pidió disculpas por segunda vez, tras un discurso más que polémico en el que justificaba sus actos. El amor te causa hacer cosas locas; soy un defensor del amor, me estoy esforzando por amar a la gente y no tengo por qué sonreír y aguantar ninguna broma”, llegó a decir.

Casi 24 horas después de los hechos y tras una celebración por su Oscar, el mítico príncipe de Bel-Air admitía que “la violencia en todas sus formas es venenosa y destructiva. Mi comportamiento en los premios de la Academia de anoche fue inaceptable e inexcusable. Las bromas a mi costa forman parte del trabajo, pero una broma sobre el estado médico de Jada fue demasiado para mí y reaccioné emocionalmente”.