Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La presentadora María Patiño MEDIASET

[VÍDEO] María Patiño rompe a llorar al hablar de su hijo

La presentadora asegura que irse a Madrid a trabajar le "ha supuesto una carga importante de sentirme señalada como mala madre”

3 min

María Patiño se ha vuelto a abrir a la audiencia y ha contado cosas que muy pocas personas sabían. Ella, como Rocío Jurado o Rocío Carrasco y tantas otras, ha sufrido duras acusaciones de ser “mala madre”.

Estas dos palabras que muchos usan ha sido una losa para muchas mujeres que no han renunciado a segur su carrera profesional, su vocación o sus sueños y que también ha sentido la periodista.

Reflejada en la Jurado

La presentadora, presente en el especial Lo siento mi amor dedicado a La más grande, se ha sentido “particularmente bastante emocionada” al escuchar las palabras. “Ella ha hablado de dos cosas que yo he vivido en una generación distinta a la suya”, apunta.

Por un lado, por su forma de vestir. “Yo siempre vivía con cierta culpa por la manera de llevar un escote o ponerme una minifalda y no ir con el típico traje chaqueta”, asegura.

Madre y periodista

Ha sido cuando ha hablado de la maternidad por eso, cuando se ha venido abajo. Se le he ha entrecortado la voz, le costaba pronunciar las palabras y los ojos se le han llenado de lágrimas. “El hecho de yo no criar a mi hijo por tener que trabajar en Madrid me ha supuesto una carga importante de sentirme señalada como mala madre”, confiesa mientras para tomar aire y contener la emoción.

Patiño asevera que “Durante mucho tiempo he mirado para abajo porque creía que realmente era una culpa. En ese sentido, cuando escucho a Rocío Jurado te das cuenta de que es algo que no hemos superado y hace mucho daño”.

El miedo

La colaboradora no sólo ha querido dar las gracias a personas como Rocío Jurado y otras mujeres que han ayudado a abrir puertas sino remarcar que "las palabras hacen tanto daño que en mí supuso un problema de autoestima y un sentimiento de culpa que me ha hecho daño mucho tiempo”.

“Ya he dejado de tener ese miedo, y me permite contarlo, en parte porque mis padres ya no están. Si estuvieran no me atrevería a hablarlo tan públicamente, es la primera vez que lo hablo abiertamente", sentencia.