Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El rey don Juan Carlos, antes de su marcha de España /EP

Toda la verdad sobre Juan Carlos I: ve 'Sálvame' y era seguidor de ‘Crónicas Marcianas’

En 'Un rey venido a menos' el emérito le asegura a su biógrafa que en España se entierra bien y que ya piensa en su sepelio

3 min

El posible archivo de las investigaciones abiertas en su contra, la publicación de su biografía más íntima y su inminente vuelta a España, vuelven a poner de nuevo a Juan Carlos I en el centro de la polémica. Estas tres informaciones se han sucedido en menos de 24 horas. Un motivo por el cua Sálvame ha decidido contrar este jueves con la presencia de Alejandro Entrambasaguas, periodista y amigo del que fuera monarca, en su plató.  

Desde allí, el joven ha confesado que el emérito ve el programa de sobremesa de Telecinco y que, incluso, era seguidor de Crónicas Marcianas. Algo que también ha corroborado Marta López.

El mayor deseo de don Juan Carlos

De hecho, Entrambasaguas ha sido tentado por Paz Padilla a llamar en directo al que fuera cabeza de estado, aunque, finalmente, ha optado por no hacerlo. No obstante, en pleno tanteó por parte de la presentadora, el periodista ha confesado que don Juan Carlos vive pegado a su teléfono móvil y que habla a diario con la reina Sofía: "Están en permanente contacto", ha remarcado. 

Así las cosas, el invitado ha relatado cómo vio al padre de Felipe VI en su último viaje a Abu Dabi: “Está mejor de salud que en España, aunque no desea nada más que no sea volver”, ha revelado. Y es que, al parecer, entre los planes más inmediatos del monarca se encuentra abandonar el emiratoregresar al país del que ha sido rey.

'Un rey venido a menos'

Una voluntad que también se encuentra recogida en Un rey venido a menos, el libro escrito a modo de biografía oficial por Laurence Debray, una periodista e historiadora francesa. Otro de los puntos en común que suman Debray y Entrambasaguas son las revelaciones que don Juan Carlos les habría hecho sobre cómo quiere que sea su sepelio.

 “En España también se entierra bien”, “El entierro de mi padre fue muy bonito. Ahora debo pensar en el mío”, reconoce el emérito a su biógrafa.