Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El rey emérito Juan Carlos I / EFE

Juan Carlos I ataca a la Fiscalía por las acusaciones de cobro de comisiones ilícitas

El emérito denuncia que el Ministerio Público emita estas "graves afirmaciones" sobre su figura

2 min

El rey emérito Juan Carlos I ha salido a la palestra después de que se conociera que la Fiscalía lo investiga por cuatro supuestos delitos que habría cometido tras recibir “comisiones ilícitas”. Un hecho que ha condenado.

El antiguo Jefe de Estado considera vulnerada su presunción de inocencia ante las "graves afirmaciones" que ha vertido el Ministerio Público. Y es que se le achaca el cobro comisiones internacionales de forma ilegal y con ello podría haber incurrido en delitos contra la hacienda pública, blanqueo, cohecho y tráfico de influencias.

Grave perjuicio

Javier Sánchez-Junco, abogado del investigado, indica que "en esa comunicación a las autoridades suizas se contienen graves afirmaciones e imputaciones de conductas que se realizan, a nuestro juicio, sin apoyatura alguna y son carentes de la más mínima justificación, estando contradichas por otros hechos de los que nada se dice".

El emérito tiene claro que las citadas acusaciones “conculcan de manera evidente el principio de presunción de inocencia que ampara a todo ciudadano”. Asimismo, el hecho de que se hagan públicas “perjudican gravemente” a su cliente, “que está sometido a una investigación por parte de la Fiscalía desde hace más de un año”.

Privacidad

Don Juan Carlos y el letrado recuerdan, además, que "dicha solicitud de asistencia judicial no es pública", por lo que, “salvo las autoridades destinatarias de la misma, únicamente debería estar en conocimiento de la Fiscalía, cuyas actuaciones son reservadas, sin que nos conste hayan sido comunicadas a parte alguna".

No es muy habitual que desde el entorno más cercano al antiguo monarca se responsa a estos asuntos judiciales. Este caso es distinto, Sánchez-Junco manifiesta que se ha visto obligado a hacer estas "puntualizaciones" ante la gravedad de los hechos.