Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Bertín Osborne y Rosario Flores en el plató de 'El show de Bertín' / CANAL SUR

Rosario Flores, a Bertín Osborne: "Creo que he tenido otra madre diferente que la de Lolita"

La cantante ha acudido invitada a 'El show de Bertín', donde se ha sincerado sobre su familia y se ha emocionado al hablar de su hermano Antonio

6 min

Rosario Flores ha visitado a Bertín Osborne y a Vicky Martín Berrocal en El show de Bertín, el programa de televisión que el cantante presenta en Canal Sur. Como casi siempre ocurre con los miembros de esta familia de artistas, además de hablar sobre sus nuevos proyectos, Rosario no se ha podido resistir a hablar de sus padres y de su querido hermano Antonio.

La familia que formaron Lola Flores y El Pescailla ha dejado un legado artístico insuperable que no deja de aumentar. Eso sí, pese a la fama que tienen, a día de hoy aún hay aspectos de su vida que siguen siendo desconocidos, especialmente los privados. Pero, por suerte para el mundo entero, van desvelando nuevos y sorprendentes secretos poco a poco.

"Mamá era fan de papá"

Rosario Flores ha detallado aspectos de la vida privada de la faraona completamente desconocidos. Por ejemplo, siempre se ha dicho que su padre se mantenía en un segundo plano porque ser marido de Lola Flores tenía sus consecuencias. Sin embargo, Rosario lo ha desmentido al desvelar la gran admiración que sentía Lola por su marido: "Mi madre estaba enamorada de mi padre por su arte. Cuando llegábamos a casa, mi madre solo quería que mi padre le cantara. Mamá era fan de papá, lo amaba como artista".

Pero quién no es artista en esa casa, y en todos los aspectos. La matriarca, por ejemplo, además de cantar, bailar y actuar también diseñaba todos sus trajes. De hecho, tanto era su arte que están trabajando en abrir el museo de Lola Flores: "Vamos a hacer un museo en Jerez de la Frontera de mi madre, ya casi los tenemos. Tenemos libretas de sus pinturas, sus bastas de colas, sus peinetas, sus flores... hasta muebles, para que la gente la toque un poquito más".

'El Pescailla', un gitano moderno

Desde pequeñita, Rosario se acostumbró a ver rostros conocidos por su casa. Tanto su madre como su padre se pasaban el día invitando a gente, sobretodo cuando la faraona adquirió el tablao Caripen, en Madrid, por donde pasaron artistas como Las Grecas o Camarón.

Pero El Pescailla siempre ha sido un desconocido para el gran público. Por eso, la cantante lo ha resumido como el hombre que les dio una exquisita educación, muy moderna para ser gitano: "Mi padre era muy serio para sus cosas, pero luego nos daba de todo. Era el gitano más libre que he conocido. Nosotros éramos gitanos de arte, pero en casa no teníamos leyes. Mis padres eran muy modernos".

La gran y eterna Lola Flores

La artista le ha contado a Bertín que, como ella era la pequeña de la casa, siempre se llevaba los buenos momentos mientras su madre se reservaba los problemas para su hermana Lolita: "Bueno, yo creo que he tenido otra madre diferente que la de Lolita. Mi madre le contaba más los problemas a ella y a mí siempre me daban lo mejor por ser la pequeña".

Pero madres como ella solo hay una en el mundo, y la suya ha revivido ahora con el último anuncio de Cruzcampo. Pero Rosario lo tiene claro: la faraona siempre será eterna. "Está en el anuncio, pero donde vayas, está Lola Flores. Ella era genial y será eterna".

No hay nadie como Antonio

Lo más especial que ha visto Rosario en su vida ha sido la conexión entre su madre y su hermano. Una unión que era de otro nivel, por lo que nunca pudieron estar separados. Por ello, muy emocionada, ha contado que "decían que en otra vida habían sido dos enamorados, y que por eso no habían podido vivir el uno sin el otro. Se pasaban las noches enteras hablando de la vida, de las estrellas, de la naturaleza...".

La emoción ha llevado a la cantante a definir a su hermano Antonio como un genio, y ha defendido que gracias a todo lo que él escribió ella ha salido a flote como cantante. Nunca pensó escribir sus propias canciones porque siempre se las componía él, hasta que llegó el fatídico día: "Mi canción Qué bonito la escribí yo solita cuando él se fue, y se la dediqué a él. Él está conmigo y me las va mandando todas. Nunca pensé que podría hacer una canción sin él".