Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Rocío Carrasco en el nuevo episodio de 'Montealto: regreso a la casa' / MEDIASET

Rocío Carrasco rompe definitivamente con los Mohedano: "Para mí no existen"

La hija de Rocío Jurado ha dejado claro que ya no quiere saber nada de algunos familiares del clan, como Amador Mohedano, Rosa Benito o Gloria Mohedano

3 min

Rocío Carrasco ha vuelto a hablar en una nueva entrega de Montealto: regreso a la casa, pero, esta vez, la protagonista no ha sido ella o su madre, sino su familia mediática: los Mohedano. En el documento inédito de Los papeles de la Rota se han dado a conocer los motivos del enfrentamiento entre ella y los miembros del clan. 

"Yo conozco a cada uno de ellos, sé cómo son", ha asegurado Carrasco cuando ha demostrado con pruebas que muchos de sus familiares conocían que Antonio David Flores la maltrataba pero se han callado durante todos estos años. Es por ello que los ha sentenciado definitivamente: "Para mí no existe ninguno de ellos, no quiero que formen parte de mi vida".

La puerta completamente cerrada

Rocío Carrasco quiere romper todo tipo de relación con ellos, por lo que ha reconocido abiertamente que, para ella, Amador y Gloria Mohedano no son su familia: "Son una manada de alimañas que nunca me han querido, se quedaban conmigo y me cuidaban pero solo para ganarse el favor de mi madre".

Sin embargo, la hija de la Jurado asegura que ella nunca les ha ocasionado daño a ninguno de ellos, por lo que considera "injusto que ellos tengan esa actitud conmigo sin yo haberles hecho nada". Así las cosas, lo que más le duele es su madre: "Al final tú te vas dando cuenta de que son capaces de vender su alma al diablo por lo que sea y sin ningún tipo de motivación. Parece que el odio se lo tienen a Rocío Jurado".

Su verdadera familia

Ante todo, Rociíto reconoce que su madre no era tonta y sabía lo que ocurría: "Ella sabía lo que tenía en casa y quién era cada uno". Además, la hija de la Jurado ha explicado que, aunque Gloria y Amador eran sus hermanos, "con quien más afinidad y más cómoda se sentía era con Rosa Benito pese a no ser de su sangre". 

Al final, para Carrasco, su verdadera familia no son "la manada" en la que se incluyen Ortega Cano, Amador y Gloria Mohedano, y Rosa Benito, sino aquellos Mohedano y Jurado que se mantienen alejados de las cámaras: sus primas, los tíos de Rocío Jurado o sus amigas de la infancia.