Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Paz Padilla en una imagen de archivo / EP

Paz Padilla, sobre su salida de 'Sálvame': "No me daba cuenta, pero era esclava del trabajo"

La presentadora desvela que está "muy feliz" tras su despido y que sus amigos se "alegraron mucho" de la noticia

3 min

Paz Padilla visitó este miércoles el programa de María Casado en TVE, Las tres puertas, donde se sinceró sobre muchos aspectos de su vida y, como no podía ser de otra manera, habló de su etapa en la televisión y su despido de Sálvame

"A mí la tele me cambió la vida, pero siempre he procurado mantener los pies en el suelo", desveló la humorista sobre sus inicios. Asimismo, fue muy clara sobre cómo es su vida alejada de la televisión: "Es donde hay vida, soy tremendamente feliz, estoy muy feliz, muchas veces no te das cuenta, pero eres muy esclavo del trabajo y el tiempo pasa".

Salida de Telecinco

La presentadora confesó que todos sus amigos se habían "alegrado mucho" al saber que abandonaba Telecinco y dejaría de ser presentadora del programa de las tardes. "Es que a mí me decían 'te has quedado sin trabajo' y yo les decía 'qué dices'", desveló sobre las opiniones de la gente ante su despido.

Padilla también tuvo tiempo para hablar del fallecimiento de su marido, un momento que marcó su vida por completo. "Yo he sido tremendamente feliz con mi Antonio, con mi madre y con muchos amigos que ya no están. Aquí hemos venido a perderlo todo", comentó sobre su filosofía de vida para afrontar la muerte.

 Abierta al amor

"Creo que hay una energía que nos mueve y que es superior a nosotros, cuando estás muy segura de ti y muy tranquila con tu vida, no tienes miedo", aseguró sobre la situación actual en la que se encuentra. "El amor es tan bonito, hay gente que cree que el amor es enamorarse, pero yo veo el amor por encima de eso", aseguró sobre su punto de vista.

Finalmente, sobre si cierra la puerta a volver a enamorarse, la actriz de La que se avecina no dudó ni un momento: "Yo por qué voy a negarme a volver a vivir eso, el amor no se dosifica, y si viene una persona que me quiera y me haga volver a sentir lo que yo sentía, será diferente porque no hay amores iguales".