Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La actriz Patricia Conde / INSTAGRAM

Patricia Conde: "Llegar a puestos relevantes es difícil; has de prepararte seas del género que seas"

La actriz y cómica regresa con 'Cero en historia', uno de los programas más gamberros y educativos de Movistar

11 min

Patricia Conde (Valladolid, 1979) repite en Cero en historia, y no precisamente por la nota, sino por el gran éxito que tiene este programa de Movistar y en el que participan otros grandes cómicos de este país como Joaquín Reyes, Susi Caramelo y J.J. Vaquero.

La actriz está más que contenta con el programa y de su relación con la plataforma. Se siente satisfecha de llevar tanto tiempo y de compartir conocimiento desde el humor. Pese a todo, no se plantea si pudiera ser útil para emitirlo en abierto.

Sin polémicas

La vallisoletana vive el momento sin molestarse en entrar en polémicas, por eso no es muy fan de las redes sociales. Vive su vida y su profesión a su antojo y prefiere no entrar en debates que parecen no aportarle mucho, ni siquiera en la falta de reconocimiento a los actores cómicos.

En esta entrevista con Crónica Directo, demuestra que lo suyo es trabajar y que siempre tuvo claro por dónde quería tirar: la actuación y el humor. Asevera que no puede estar mucho tiempo seria sin hacer un chascarrillo.

Cartel promocional de 'Cero en historia' / MOVISTAR+
Cartel promocional de 'Cero en historia' / MOVISTAR+

--Pregunta: Siete temporadas de 'Cero en historia', ¿Cómo lo definiría para quien aún no lo vio?

--Respuesta: Es un caramelito de programa. Te ríes muchísimo y aprendes al mismo tiempo. Además el invitado participa con nosotros esta temporada y muchos de ellos te sorprenden porque saben mucho de historia. Es divertido ver la competición de un grupo de alumnos gamberretes que van a pasárselo bien y aprender en un ambiente muy relajado y distendido.

--¿Cuál es el secreto del éxito?

--Creo que el hecho de que nosotros mismos no solemos saber lo que vamos a hacer, y eso también nos gusta. Trabajar con el humor es tan sencillo como que a la gente le gusta pasarlo bien y reírse de todo tipo de temas a diario. El aliciente que le ponemos es que nada está preparado, todo es improvisado y además a nosotros nos encanta.

--El programa demuestra que además se puede hacer humor con cualquier cosa.

--Yo soy un poco rebelde, nunca me han preocupado estas cosas. La gente que diga y haga lo que quiera, yo voy a mi bola. Además, no tengo Twitter ni otras redes.

--¿No le gustan las redes?

--Soy una persona amable, respetuosa. Usamos herramientas grotescas o brutas en el humor, pero yo voy muy a mi bola, a la mía en todo: en moda, en tendencias, en cosas que dicen. Porque si no sería la primera en Twitter y es que me niego a tenerlo. Soy más creativa y me gustan más otras redes como Instagram, que es más visual y no te obliga a poner tu opinión.

--Entonces no está al tanto de la polémica que surgió en las redes sobre el humor de las mujeres. Hay quien las acusa de que sólo saben hacer humor de la menstruación. ¿Lo ve así? Porque Cero en historia demuestra lo contrario.

--Eso lo tendrá que determinar el público. Yo he intentado ser equilibrada en mis proyectos. Si te das cuenta, yo empecé en El informal en 1999 y desde entonces hasta hoy he hecho cosas muy distintas. Yo sé que la polémica vende, pero huyo de las polémicas, no me gustan y por eso no entro. Me limito a hacer mi trabajo. Tengo mucho respeto a mis compañeros y he tenido el suyo.

--Pues volvamos a ‘Cero en historia’. Además de tener mucho humor se aprende bastante de historia, de hecho, incluso han sacado un libro del programa. En cambio, se emite en la televisión de pago, ¿eso es porque no funcionaría en la pública o en un canal en abierto?

--No lo sé. Llevo seis, siete años en Movistar y lo único que sé es lo que me dijo Andreu Buenafuente, “aquí dentro se está muy calentito, allí fuera hace mucho frío”. Y la palabra de Andreu... Yo estoy en la gloria bendita. Si lo quieren hacer en abierto que lo hagan. Tampoco podemos saber dónde te va a llevar un proyecto. Yo he trabajado en casi todas las cadenas y lo que importa es el proyecto, luego todo en cambia. Yo seguiré haciéndolo, me da igual dirigirme a qué público

--¿Pero cree que el programa puede ayudar a que los jóvenes se interesen más por la historia?

--Se lo propondremos a la productora. ¡Mira el tiempo que lleva Saber y ganar! Nunca se sabe dónde va a funcionar un formato. Todo sería cuestión de probar

La actriz Patricia Conde / INSTAGRAM
La actriz Patricia Conde / INSTAGRAM

--¿Y usted era de cero en historia?

--Era una de las que aprobaban y se me daba muy bien. Mi hermana mayor, además estudió la carrera historia y en casa hablábamos mucho de historia, sobre todo del arte griego, egipcio, las guerras. Siempre me pareció muy interesante la historia, la intrahistoria, los personajes… Todas estas cosas son interesantes. El público está dispuesto a aprender a través de estas anécdotas. Y si te lo cuenta un cómico funciona de maravilla y disfrutas más.

--¿Cuándo vio que se quería dedicar a esto del humor y de la actuación?

Cuando tenía ocho y vi La vida de Brian. Fuimos a ver la película de los Monty Python y yo me reí tanto que cuando se acabó le dije a mis padres que yo me tenía que dedicar a esto del cine. También me gustaba mucho Martes y Trece. Luego más tarde, con La máscara, vi que era la mezcla perfecta. Siempre lo he sabido y lo he dicho.

--¿Tan claro?

--Me gustaban otras cosas, sí, yo siempre quise ser psicóloga o antropóloga porque me fascina el comportamiento humano. O la moda. He diseñado algunas colecciones y no descarto volverlo a hacer. También me fascinaba maquillaje y peluquería, con cuatro cosas cambiar un poco a la gente. El hecho de hacer cosas por los demás me encanta. Yo intento siempre tener una sección de memes para ayudar a empezar el día de otra manera. El humor es terapéutico. Para mí es un modo de vida y que llevaba dentro. Siempre he sabido que, por mucho que luchara, tenía que dedicarme a ello. Incluso en los momentos que he tenido que desempeñar cualquier labor que me requería estar seria no he podido, siempre tengo que hacer el chascarrillo. Lo que he hecho hasta hoy ha sido dedicarme a la ficción, a la comedia. Quieras o no, la vida me ha llevado allí y ha sido donde yo he puesto la atención. Me encanta Saturday Night Live y me fije en Kristen Wiig desde el primer momento en que la vi. Y mira por donde hemos participado en un proyecto juntas, la saga de Gru, mi villano favorito. Ella pone la luz a Lucy Wilde y yo hago el doblaje en España. Y coincidimos en el photocall, que para mí eso fue alucinante.

--¿Le ha costado mucho hacerte un hueco en el mundo del humor donde siempre ha habido más hombres?

--Cambia la pregunta. ¿Te ha costado mucho hacerte un hueco siendo un hombre? Yo no he oído nunca esa pregunta. Yo todos los años presento los premios Elle. En el mundo de la belleza y en grandes marcas, al principio, eran todo hombres, había muy pocas mujeres. A mí me llamó la atención eso desde el principio y nadie puso en duda que ellos pudieran realizar esta labor siendo hombres. Yo lo vi normal. No soy de las que contestan este tipo de preguntas. A poco que quieras aspirar a algún puesto de relevancia es difícil. Has de estar preparado, eso sí, seas del género que seas. Tener preparación, suerte y talento.

--¿Y el humor está suficientemente reconocido?

--Grandes actrices como Meryl Streep o Kate Winslet han hecho comedias y han sido reconocidas. Al final, se premia el trabajo en sí. Es verdad que, a lo mejor, hasta que un actor no hace un papel dramático no se le reconoce tan bien. Igual es que llega más el drama. No sé dónde está la clave para que eso cambie, pero lo está haciendo.

--¿Algún proyecto pendiente? ¿O algún proyecto personal que le gustaría impulsar?

--Tengo un par de proyectos que están por ahí, que prefiero no contar por si luego no sale. Uno lo empezaremos a rodar en breve y saldrá la primavera que viene.