Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Juan Muñoz y José Mota, los integrantes del dúo humorístico Cruz y Raya / PACOSTEIN - WIKIMEDIA COMMONS

Cruz y Raya, Martes y Trece... ¿Qué pasa cuando los dúos no se soportan?

Ya sean cómicos, cantantes u otros artistas, hay relaciones que después de años de éxito no terminan nada bien

6 min

Cuando Álex de la Iglesia filmó en 1999 su Muertos de risa solo constataba una realidad que se ha dado y se seguirá dando entre los dúos de artistas de todo el mundo: que a pesar del éxito son incapaces de llevarse bien.

En esa ocasión, el director vasco se centraba en una pareja de cómicos, interpretados por Santiago Segura y El Gran Wyoming, que cuanto más se odiaban, mejores resultados obtenían en el público. La película reflejaba el mundo del espectáculo en los años 80 y 90, precisamente la época en la que dúos como Martes y Trece o Cruz y Raya alcanzaron las más altas cotas de popularidad.

Más habitual en cantantes

Estas relaciones turbulentas suelen ser más frecuentes en el mundo de la música, tanto entre dúos como entre miembros de algunos de los grupos más conocidos del mundo. Es el caso de Axl Rose y Slash, los dos integrantes más famosos de la banda de rock Guns’n’Roses, quienes después de romper récords de ventas no volvieron a cruzar sus caminos jamás.

Eso mismo se ha podido ver entre los hermanos Liam y Noel Gallagher, componentes ambos de Oasis y enemigos irreconciliables, o incluso entre Joaquín Sabina y Fito Páez, que emprendieron una aventura juntos y terminaron por cancelarla.

Ni cruz ni raya

El último episodio ha ocurrido entre los humoristas Juan Muñoz y José Mota, después de que el primero de ellos haya estallado contra el que fuera su compañero en Cruz y Raya. Lo hizo en la revista Semana, donde no dudó en poner los puntos sobre las íes sobre su relación con el manchego.

“No puedo aguantar más, he callado muchos años y ya es hora de decir la verdad sobre ese señor que se llama José Mota, y que ha sido incapaz de darme el pésame, sabiendo que mi madre murió hace un mes. Es la gota que colma el vaso. Han sido muchos desprecios, muchas cosas que me hicieron daño y que he guardado en silencio muchos años”, afirmó al citado medio.

Diferencias irreconciliables

Pero eso no fue todo, Muñoz también se refirió a Mota como “mala persona” y llegó a reconocer que, aunque pensaba lo contrario, nunca fue realmente su amigo. “Es muy duro reconocerlo, porque es el padrino de mi hijo, pero jamás se ha preocupado de su ahijado. Creo que no le ha visto desde que hizo la Primera Comunión”.

A todo esto añadió que Mota era “prepotente”, que tenía “la mitad de dignidad que yo”, que “le falta humildad” y que tenía el “el corazón en el banco”.

José Mota, uno de los humoristas míticos de los programas de Nochevieja / RTVE
José Mota, uno de los humoristas míticos de los programas de Nochevieja / RTVE

Mota guarda silencio

Después de las declaraciones que Juan Muñoz realizó sobre José Mota, se esperaba que el humorista que acaba de protagonizar la cena de Nochevieja un año más contestara. Sin embargo, ha preferido guardar silencio por el momento y no replicar a quien le acompañó durante las primeras décadas de su carrera.

Una carrera que fue fulgurante y que les llevó a la cima de la popularidad a mediados de los años 90, cuando ya eran uno de los dúos humorísticos más reclamados en el país. Poco después, José Mota decidió seguir su camino en solitario ya que el modo de trabajar de ambos distaba cada vez más.

También Martes y Trece

Esa misma razón fue la que llevó a la disolución del gran dúo humorístico de los años 80 y principios de los 90: Martes y Trece, los cuales, como se suele decir, "murieron de éxito". En aquella ocasión fue Millán Salcedo el que quiso poner fin a la aventura que comenzó como trío y acabó como la pareja cómica más importante del momento.

Tal y como explicó Josema Yuste en el programa Lazos de sangre, “Millán no podía más con la situación. Los mánager, la presión del público... A él le tenía que pasar factura y le pasó factura. Él tenía sus motivos para dejarlo y yo los míos”.

“No hemos sido amigos”

Honestamente, amigos, amigos no hemos sido”, ha llegado a confesar el propio Yuste, dejando entrever que en su momento no lograron conectar personalmente tan bien como lo hicieron profesionalmente.

Por su parte, Salcedo no fue tan vehemente y apuntó que la relación entre ambos “se fue enfriando poco a poco”. Lo cierto es que desde que se separaron en 1997, pocas veces se los ha visto juntos.