Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El colaborador de 'Sálvame', Kiko Matamoros / EP

Kiko Matamoros confiesa que alguien cercano a Makoke trató de asesinarlo

El colaborador asegura que encargaron a su camello que echara un producto a su cocaína para envenenarlo

5 min

El colaborador de Sálvame, Kiko Matamoros, mantiene una guerra abierta desde hace semanas con su exmujer, Makoke, y el hijo de ésta, Javier Tudela. Un conflicto del que se ha hablado mucho estos últimos días, por lo que el tertuliano ha querido zanjarlo todo de raíz.

Por eso, este domingo 17 de enero se ha enfrentado a la prueba del polígrafo para Sálvame Deluxe, donde ha desmentido muchas de las afirmaciones lanzadas por Makoke y su entorno e, incluso, ha revelado que alguien muy cercano a su exmujer intentó envenenarlo para matarlo: "Le dijeron a mi camello que me echara un producto en la cocaína".

"Para mí está muerta"

Antes de empezar a desvelar sus respuestas en el polígrafo, Kiko Matamoros ha advertido a su exmujer de que "tiene que estar muy nerviosa. Mucho". Su intención era únicamente contar toda la verdad para limpiar su nombre, y no se ha cortado a la hora de responder. De hecho, entre otras cosas, ha desvelado que es cocainómano "desde los 15 años".

Sobre su exmujer, Kiko confiesa que, "para mí, esa mujer está muerta. No quiero saber nada de ella. Si pudiera apretar un botón y que desapareciera de mi vida, lo haría". Harto de todas sus "mentiras", el tertuliano ha admitido que tiene una deuda con Hacienda de más de un millón de euros, y la tiene por culpa de Makoke.

Los problemas económicos

"Le ofrecí a Makoke vender una de las casas y poder pagar la deuda con Hacienda, pero se negó. Le dije que si no llegábamos y quedaba un pico, lo asumía yo. Pero no quiso", ha dicho Kiko frente al polígrafo. Además, admite no querer pagar la deuda para que el banco embargue "las casas de Makoke" porque "ella ha pagado un 5%, yo el resto" y no quiere que Javier Tudela o su propia hija, Anita Matamoros, se beneficien de ello.

En este sentido, el tertuliano da por perdida la relación con su hija, "a la que Makoke utilizaba para viajar a Ibiza a visitar a su amante". Tiene miedo de llamarla porque "no veo ningún gesto de acercamiento de ella hacia mí", algo que le duele, pero espera que se arregle pronto. Eso sí, también advierte de que "soy capaz de dejar a Anita sin herencia solo para que Javier Tudela no se beneficie de mi patrimonio".

Trataron de asesinar a Kiko

El bombazo de la noche llegó con la pregunta: "¿Has sufrido una tentativa de asesinato por alguien cercano a Makoke por envenenamiento?". Una cuestión que confirmó el colaborador al contar que "tenía un camello que me subministraba la cocaína y con el que tenía muy buena relación". Una persona que le daba servicio a cualquier hora, pero que estuvo varios días sin cogerle el teléfono.

Una amigo suyo contactó con él para informarle de que alguien cercano a su exmujer había encargado a dicho camello "que me echara un producto en la cocaína. Evidentemente, ese chico no me cogía el teléfono para no comprometerse ni comprometerme, aunque se arriesgó con el chivatazo". Un intento que tuvo lugar hace 14 o 15 años y que Makoke supo en ese mismo momento, aunque no llegó a realizarse. "El precio que he tenido que pagar por estar con esta señora", ha resumido Kiko antes de añadir que sabe "quién dio la orden, en qué condiciones y qué cantidad de dinero le ofrecieron: 6.000 euros. Matar es muy barato".