Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jorge Javier Vázquez habla de sus problemas con Hacienda

Jorge Javier, emocionado con su trono: "Solicitar una hora sin cámaras me produce mucho morbo"

El presentador asegura que “lo de ser tronista era algo que llevaba metido en la cabeza desde hace algún tiempo”

3 min

Jorge Javier Vázquez no ve llegar el día en que se siente en el trono exprés de Mujeres y Hombres y Viceversa (MyHyV). Ya conoce a los primeros pretendientes y quedan sólo dos días pero le puede el ansia.

Las ganas de ligar le pueden. Y eso que ya se ha llevado varios chascos en este sentido. Pero él no desiste en el intento.

Un sueño cumplido

El catalán asegura que “lo de ser tronista era algo que llevaba metido en la cabeza desde hace algún tiempo” y nada más separarse de su expareja, Paco. “Pocas cosas he tenido tan claras en mi vida”, asevera.

Los factores que le llaman más la atención e ilusión es llegar a un sitio donde le espera personas a las que sabe que gusta. “Lo de llegar a un lugar y tener el terreno abonado es algo que quiero experimentar antes de morirme”, señala.

A lo Jon Kortajarena

“Me da igual que me deseen por mi popularidad, mi dinero o por los cinco perros que tengo en casa. Sentirse Jon Kortajarena por un cuarto de hora es un privilegio”, adelanta el presentador. Toda esta desesperación la justifica alegando que está “muy aburrido”.

De poco le sirven todas las citas que tiene y cuenta semana tras semana. Parece que la pandemia le ha reducido drásticamente” las posibilidades de conocer a chicos.

Sin cámaras

El de Badalona parece querer todas las citas del mundo y a por todas. “Tengo ganas de tontear, de pensar en otro, de ponerme nervioso, de tener citas, de soñar con un beso, de estremecerme con una caricia. De decirle a alguien: ‘No estás luchando lo suficiente por mí’”, sentencia.

JJ está con muchas ganas de todo. De poco le han servido las advertencias de sus conocidos sobre no hacer según qué cosas, él lo tiene claro: “la sola idea de solicitar una hora sin cámaras me produce mucho morbo”.