Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Susanna Griso y Carles Torras, juntos / EP

Este es el impresionante patrimonio que Susanna Griso y su marido se repartirán en la separación

La pareja ha adquirido un gran número de lujosos inmuebles que durante el divorcio deben repartirse

3 min

La separación Susanna Griso y Carles Torras es casi una realidad. Pese a que desde su entorno aseguran que sólo se han tomado un tiempo, la pareja ya prepara la repartición de todos los bienes que tienen en común. Y no son pocos.

El primer movimiento fue el 15 de diciembre, poco antes de que saltara la noticia de su divorcio. Ese día, ambos oficializaron la disolución de la productora Octubre Media S.L., fundada en 2008 y de la que la presentadora es la administradora única.

Última adquisición

Queda por resolver el extenso patrimonio que la pareja comparte, fruto del trabajo de los dos, y que implica una gran cantidad de propiedades repartidas por distintas zonas del país. La última la adquirió Susanna justo en diciembre.

La catalana se hizo con tres enormes parcelas en Navas de Tolosa (Ávila). En ellas se encuentra incluso un gran supermercado. No se sabe por eso, si esta propiedad se considera de ambos o fue un movimiento en previsión.

Entre Madrid y Barcelona

En sus 23 años de matrimonio, los periodistas realizaron inversiones inmobiliarias en Barcelona, la Cerdanya, Platja d’Aro y Madrid. La primera de ellas fue la de capital catalana, un piso de 74 metros cuadrados situado muy cerca de la Sagrada Familia donde pasaron los primeros tiempos tras la boda.

Cinco años más tarde y con la Grisó casi radicada en Madrid compraron un gran chalet de 315 metros cuadrados, dos plantas y un inmenso jardín a las afueras de la capital, en Alcobendas. Su residencia hasta ahora.

Mar y montaña

Lejos de las compras de inmuebles para vivir se hipotecaron hasta 2044 por un dúplex de 126 metros cuadrados y una terraza que ocupa la mitad, dos plazas de parking y trastero, ubicado en Platja d’Aro. La inversión costó 858.000 euros.

Hace tan sólo cinco años, en 2015, añadieron a su patrimonio una casa de 150 metros cuadrados, también de dos pisos, pero esta vez en la montaña, en Bolvir.

Otros detalles

A todos los inmuebles cabe sumar algunas herencias recibidas en todo este tiempo. Más allá de la custodia de los hijos que tienen en común.

Por el momento, poco se sabe de las causas de la separación, ninguno de los dos ha querido dar explicaciones y ni han ofrecido declaraciones a los medios. Fuentes cercanas aseguran que la pareja quiere que sea un divorcio amistoso.