Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Lola, de 'Supervivintes', en su canal de Mtmad / MEDIASET

Las graves secuelas físicas de Lola tras su paso por 'Supervivientes'

La exparticiante del 'reality' se ha sincerado con sus seguidores y ha confesado que padece "un gran desajuste hormonal"

4 min

Lo que más destacan los participantes de Supervivientes son las manías y seculas que les quedan al volver a España. En la edición de este año, Tom Brusse ha confesado que le estresa el ritmo frenético de la ciudadPalito Dominguín tiene una fuerte obsesión con la comida y Melyssa Pinto admite que a veces le da por querer "estirarse en el suelo" o "hacer pis" en sitios donde no debería.

Esta vez ha sido el turno de Lola de sincerarse con sus seguidores y ha explicado en su canal de Mtmad las graves secuelas físicas que le ha dejado su paso por los Cayos Cochinos. "He cambiado muchísimo, tanto psicológicamente como físicamente, mi cuerpo y mi mente están viviendo una transición brutal que yo no era consciente cuando salí de Honduras", ha empezado la leonesa. 

La menstruación, un tema que les ha afectado mucho

Pero lo que más le ha afectado a la exparticipante del reality más extremo de Mediaset ha sido todo lo relacionado con su menstruación. De hecho, incluso llegó a pensar durante su estancia en Honduras que estaba embarazada al no tener la regla. "Hace una semana que me bajó la regla por primera vez después de cinco meses. La última vez fue en marzo. Por lo tanto, mi cuerpo era una bomba de relojería, de hormonas...", se ha sincerado. 

Según ha explicado ella misma, el hecho de que le haya bajado la regla durante un día y luego cortarse le está produciendo "más hormonas masculinas que femeninas. Estoy generando mucha testosterona, mis brazos se ven un poquito más grandes, me veo más ancha de hombros". La joven asegura que no debe preocuparse, que "en cuanto mi cuerpo se regule voy a volver a la normalidad". 

Cambios físicos y psicológicos

El físico es algo que siempre le ha afectado a la exconcursante de La isla de las tentaciones: "No estoy a gusto con mi cuerpo aunque intento llevarlo lo mejor que puedo. Voy a empezar a ir al gimnasio", ha anunciado. Además, ha reconocido que ahora se le cae el pelo mucho más que antes, las uñas le crecen muy rápido, tiene mucho sueño siempre y la piel se le pone muy grasa

En cuanto a los aspectos psicológicos que le ha dejado Supervivientes, Lola agradece su paso por el concurso, ya que admite que ahora es "menos dependiente de las personas. Antes tenía mucho miedo a la soledad y ahora no me pasa. Me siento más madura, sobre todo emocionalmente. Era celosa, posesiva. Ahora miro atrás y digo 'qué tonterías hacía'", ha confesado orgullosa.