Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Melyssa Pinto en su canal de Mtmad / MEDIASET

Melyssa Pinto confiesa las secuelas que le ha dejado su paso por 'Supervivientes

La tercera finalista del ‘reality’ más extremo de Mediaset se ha abierto en canal para sincerarse sobre las manías que desarrolló en Honduras

3 min

Está claro que la experiencia de participar en Supervivientes es indescriptible. Los mismos concursantes así lo revelan año tras año. Pero lo que muchos destacan por encima de todo son las secuelas que se les quedan después de su paso por Honduras.

En la edición de este año, Tom Brusse ha confesado que le estresa el ritmo frenético de la ciudad, Lola no soporta escuchar a la gente masticar y Palito Dominguín tiene una fuerte obsesión con la comida. Ahora, ha sido el turno de Melyssa Pinto de confesar qué manías le han quedado después de su paso por Supervivientes.

Extrañas manías

La catalana se ha confesado en su canal de Mtmad y ha revelado a sus seguidores su nueva rutina: “Me estoy adaptando de nuevo a la situación, a la vida diaria, cotidiana, a mi rutina. Me está costando un poco, es bastante estresante”. Aún así, admite que está “muy bien, contenta”, y que le gustan sus “momentos de soledad”.

Sin embargo, los cambios más significativos en su día a día se remontan a pequeños detalles o destellos de “locura”: “Voy por la calle y en un momento dado me entra el puntazo y me apetece tumbarme en el suelo. Y es un problema porque esto no es Supervivientes y no puedo hacerlo. Una vez me tumbé en medio del paseo marítimo cinco minutos”. Admite que estos arranques que le dan es porque su cuerpo lo necesita.

Alimentación

De la misma forma le pasa cuando tiene que ir al baño: “Esté donde esté, si tengo ganas de hacer pis, veo normal ir por ahí y bajarme los pantalones… No lo he hecho pero muchas veces me han entrado ganas y digo ‘bueno, pues aquí mismo y así no busco un lavabo’”.

Con respecto a la comida, Melyssa admite que tiene un problema con el dulce: “Me paso el día comiendo galletas con crema de cacao por dentro”. Un alimento que causó mucho revuelo con su excompañera Olga Moreno. Además, también ha tenido problemas con la menstruación: “He estado los cuatros meses sin la regla. Estaba preocupada, pero ya me ha venido por fin, es un trastorno para el cuerpo”.