Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La diseñadora Elena Tablada en una imagen de archivo / EUROPA PRESS

Elena Tablada denuncia el mal trato por parte de un hospital a su abuela antes de morir

La diseñadora critica la gestión del centro sanitario dos meses después del fallecimiento de su allegada por coronavirus

3 min

La diseñadora Elena Tablada perdió a su abuela, Elena Moure, hace dos meses por culpa del Covid-19. Ahora, la influencer también ha querido denunciar la mala gestión por parte del hospital donde se encontraba su familiar.

La abuela de la diseñadora acudió al hospital para hacerse una radiografía y le detectaron el virus, entonces, ya se quedó ingresada en el centro. Tablada cuenta su mala experiencia con el hospital desde que su allegada entró hasta que falleció.

Paciente con dependencia

"El hospital donde estuvo mi abuela nunca me informó de que los pacientes menores de edad, con demencia o con cualquier otra dependencia por ley tienen que estar acompañados las 24 horas del día por un familiar con las medidas de protección pertinentes", ha comenzado explicado la modelo.

"A mi madre y a mi tía les dijeron que la habitación estaba muy lejos y que si hubiese estado más cerca del pasillo sí habrían podido entrar", ha seguido la influencer. Además, los días previos a su muerte ni siquiera pudo hablar con su abuela por teléfono

Poca ayuda

"La señorita no me transfería a la habitación, me decía que si mi abuela no me cogía el teléfono no me podía ayudar, le intenté explicar que mi abuela seguramente no supiese ni donde estaba el teléfono. Nadie nos ayudó", ha relatado. 

La diseñadora de joyas ha contado que el día antes de su fallecimiento consiguió contactar con su familiar. "Ese día pude hablar con ella, la pobre me dijo: ‘Yo estoy divina, lo que no sé es por que estoy aquí solita’. Se me rompió el corazón porque es una persona que no ha estado nunca sola y murió sola en un cuarto".

Sin atención

Sin embargo, lo peor fue cuando descubrió las razones de la muerte: "Ver a mi abuela fallecida en su cama, sin una vía, sin suero, y descubrir en el informe médico que murió por falta de oxígeno en sangre y no por otra cosa nunca me lo voy a perdonar. Nadie fue a vigilarla en toda la noche, porque para una persona se muera por eso tiene que estar cuatro horas sin atención". 

"Se lo avisé al médico, les dije que la supervisasen porque ella se lo quitaba. Seguramente ese fuese su día, y gracias a dios no sufrió, pero lo quería compartir", ha terminado Elena Tablada.