Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Cristiano Ronaldo y Georgina Rodríguez, de vacaciones en Mallorca /INSTAGRAM

Cristiano y Georgina escogen la isla de Mallorca para pasar sus vacaciones más familiares

El futbolista y la maniquí han alquilado una lujosa villa en la localidad de Pollença desde donde salen a surcar las aguas del Mediterráneo a bordo de su flamante yate

3 min

Si hubo un tiempo en que el astro del balón era asiduo a Ibiza y, en concreto, a las exclusivas fiestas que se celebran en la isla blanca, ahora, Cristiano Ronaldo ha centrado la cabeza. De hecho, el capitán luso escoge la maravillosa isla de Mallorca para disfrutar de sus vacaciones más familiares.

Acompañado por Georgina Rodríguez y sus cuatro hijos, el goleador y su prometida se relajan en una idílica villa, ubicada al norte de la mayor de las Baleares, en el municipio de Pollença. 

Yate y casa, la combinación perfecta

Ha sido allí, donde a primera hora de la mañana de este lunes, el ex del Real Madrid ha sido sorprendido por los paparazzi mientras abordaba el CG Mare junto a su familia. El flamante yate es una de las propiedades en común de la pareja y cuyo nombre responde a la unión de las iniciales de ambos, sumado de la palabra “mar” en italiano.

La supernave, que durante estos días se encuentra atracado en el puerto mallorquín, cuenta con 35 metros de eslora y dispone de todo tipo de lujos y comodidades. En las últimas horas, ha sido el propio Cristiano quien ha difundido las primeras imágenes en Instagram de sus particulares vacaciones en el mar.  

Las Baleares, uno de sus destinos favoritos

Un posado veraniego al completo de los seis en el que se puede ver de fondo el icónico cabo de Formentor. “Es tiempo de descansar con mis amores”, escribía el futbolista tras ser eliminado de la Eurocopa. A todo ello, cabe recordar que se trata del segundo verano consecutivo que Cristiano y Georgina escogen las Baleares para pasar el período vacacional.

El año pasado, la pareja pasó cerca de dos semanas navegando entre las aguas de Mallorca y Menorca, donde además de atracar en la rada mahonesa para disfrutar de una suculenta cena en el restaurante El Rais, la pareja realizó numerosas inmersiones en sus paradisíacas aguas. ¿Cómo te quedas?