Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El colaborador de 'El programa de Ana Rosa', Alessandro Lequio / EP

La odiosa comparación de Alessandro Lequio: ¿es Ana Obregón como Belén Esteban?

El colaborador de 'El programa de Ana Rosa' se ha puesto en el lugar de Jesulín de Ubrique en el conflicto que mantienen su mujer y su expareja

3 min

Si por algo es conocido Alessandro Lequio en España es por ser uno de los colaboradores de televisión con más sentido del humor. El italiano siempre ha hecho gala de su sinceridad, y lo demuestra en más de una ocasión con su lengua afilada. De hecho, en muchos casos, comenta lo primero que le pasa por la cabeza sin razonarlo.

Pero en vez de ocasionar problemas o conflictos, el exmarido de Ana Obregón regala divertidos momentos a los espectadores con su carácter. Y este martes 9 de febrero lo ha vuelto a demostrar con una odiosa comparación lanzada en El programa de Ana Rosa.

El análisis del momento

Alessandro Lequio ha protagonizado una escena que, mientras para el resto de los mortales sería un "tierra trágame", a él no le ha hecho ni despeinarse. El plató que dirige Ana Rosa Quintana estaba analizando el conflicto entre Belén Esteban y María José Campanario cuando el italiano ha hecho gala de su espontaneidad y ha "diagnosticado" el problema que tiene la actual mujer de Jesulín de Ubrique.

Según el italiano, la odontóloga tiene celos de la princesa del pueblo y está obsesionada con ella porque no puede superar que sea la exmujer de su marido. Un hecho que le produce odio hacia ella. Una verdad nada fuera de lo común, pero, sin poder contenerse, Alessandro ha lanzado una de sus bombas.

La comparación de Alessandro

El tertuliano ha confesado que él vivió una situación así. Y, entre risas, ha dicho que su expareja también tenía celos y rabia hacia su pareja... Sin decir nombres, ha sido obvio que se refería al conflicto entre Antonia Dell'AteAna Obregón.

De hecho, muchos se han acordado de las duras críticas que lanzó la italiana a la actriz cuando esta empezó su noviazgo con Alessandro. Pero cuando los tertulianos iban a preguntarle si realmente se estaba refiriendo a ellas dos, el italiano rápidamente --con ojillos pillos-- ha cambiado de tema.