Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Alejandra Rubio y Carmen Borrego en 'Viva la vida' / TELECINCO

Brutal enfrentamiento entre Carmen Borrego y Alejandra Rubio

La hija de Terelu Campos y su tía vuelven a estallar en directo después de quedar para arreglar sus diferencias

3 min

La aparente paz en la familia Campos ha llegado a su fin. Tras el encuentro entre Carmen Borrego y Alejandra Rubio en el que parecía que tía y sobrina habían arreglado sus diferencias, su trabajo en el programa de Viva la Vida ha hecho que todo vuelva a saltar por los aires. 

Lejos de mostrarse cercanas y cariñosas, el tema de las supuestas filtraciones de información por parte de la hija de Terelu sobre la familia a Kiko Matamoros ha hecho que ambas muestren su verdadera cara. Alejandra asegura que no le ha dicho a Kiko que su tía Carmen Borrego le tiene envidia: “Yo con él no he hablado de mi tía Carmen”.

Mucha tensión

"Ya hablé con ella y en ese momento se acabó. Yo no sé lo que va diciendo ella por detrás. No voy a entrar en ese juego", ha comentado Carmen visiblemente enfadada sobre la actitud de su sobrina. Mientras que Alejandra ha asegurado que no iba a hablar, Carmen se ha mostrado rotunda ante su sobrina a la que le ha respondido muy claramente: "No vuelvas a sembrar la duda".

Para intentar rebajar la tensión entre ambas, el programa se ha marchado a publicidad y a la vuelta tanto Alejandra como Carmen piden disculpas por su actitud. "Yo quiero pedir perdón por cómo me he puesto, no tengo un buen día, me he alterado demasiado. Yo aquí vengo a hacer mi trabajo y punto”, ha dicho la joven. 

Límites

“No quiero seguir hablando de este tema, me han dolido muchas cosas, a Kiko le quiero mucho, no me gustaría que me desmintieran en mi trabajo", ha explicado la hija de Terelu Campos. Cansada del ataque de muchos de sus compañeros, entre ellos Diego Arrabal, ha sentenciado: "Parece que estoy aquí en un plató en el que todo el mundo viene a darme a mí".

Carmen Borrego también ha dicho la suya: "Es duro estar en boca de todo el mundo semanalmente. No siempre somos responsables de todo lo que se dice, pero muchas veces se sobrepasan límites. Pido disculpas por lo que haya molestado a mi familia, no me cuesta hacerlo, nunca he hecho nada en contra de ellos, pero me puedo equivocar como todos".