Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La presentadora Ana Obregón en una imagen de archivo / EP

Ana Obregón recuerda a Aless con dolor, lágrimas y nostalgia

La presentadora comparte una imagen con su hijo y sus padres, "una foto que jamás se repetirá y duele indescriptiblemente”

9 min

Han pasado más de tres meses desde la muerte de Aless Lequio a causa de un fulminante cáncer y su madre, Ana Obregón, vive desde entonces entre lágrimas, dolor y nostalgia.

No se ha vuelto a ver la presentadora desde la última despedida a su hijo. Lo poco que se sabe de ella es a través de sus redes sociales, donde ha reaparecido con un mensaje que refleja cómo está viviendo la tragedia.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Hace un mes encontré en tu móvil el último post que escribiste. No tuviste tiempo de terminarlo ni de subirlo. He dudado mucho si hacerlo, pero se que tú querías hacerlo. Hoy lo comparto con todos vosotros de parte de Áless desde el corazón mutilado de una madre: “El problema más grande del ser humano - y el mío hasta que me dijeron que tenía cáncer - es la manera de entender la felicidad, de ser feliz. Me he pasado 27 años de mi vida intentando ser el mejor estudiante, graduarme en la mejor universidad , montar empresas y sentirme un cowboy del capitalismo, siempre anclado en el ‘más es mejor.’ Todo precioso y bonito hasta que un día te dan la noticia y no sabes cuantos meses te quedan de vida. En un abrir y cerrar de ojos, te das cuenta de la importancia del ‘tiempo.’ Mejor aún, te das cuenta cómo y con quien quieres invertirlo. Cuantas veces no he estado con mi novia por quedarme enviando correos hasta las 3 de la mañana? Cuantas veces he ido a jugar con mi hermanita pequeña? Cuantas veces habré ido a ver a mi madre? Cuantas la he colgado? Cuantas invitaciones rechazadas al cine con mi padre? Cuantas? CUANTAS????? No soy nadie para darte un consejo pero quizás, dios no lo quiera, un día recibas una llamada del hospital después de hacerte una tac, una placa o un análisis de sangre, invitándote a cerrar una cita con urgencia. Quizás ese día se sienten 7 médicos delante de ti y ‘bum’ todas esas metas por ser un as se evaporan. Al final solo te llevas el tiempo y el amor que has dedicado a las personas que quieres, a las qué ... ” @alessandrolequiojr PDT. Mi Aless , ojalá lo hubiera leído antes de que partieras para decirte que has dado tanto amor en esta vida; a tus amigos, a tu novia, a tu familia y sobre todo a mí, que necesitaría 1 millón de vidas para agradecértelo . Tu mensaje llegará al corazón de muchas personas.#alessforever

Una publicación compartida de Ana_Obregon Oficial (@ana_obregon_oficial) el

Dolor

No es la primera vez que lo hace. Ya suele ser algo habitual conocer la situación anímica de Ana gracias a sus publicaciones en Instagram. “Se apagó mi vida”, expresaba pocos días después de su fallecimiento a través de las redes sociales. “Perder un hijo es morir y tener la obligación de vivir”, relataba en otra ocasión. Lo cierto es que, desde ese terrible 13 de mayo, Ana sólo tiene palabras de recuerdo para su hijo.

Tras publicar en Instagram el último mensaje que Aless no llegó a postear por culpa del estado avanzado de su enfermedad, la actriz habló justo cuando se cumplía tres meses desde la muerte de Aless. "Tres meses sin ti. 91 días profundamente agradecida y emocionada por vuestros mensajes de amor y cariño que me acompañan en este camino de lágrimas. 131.131 minutos sin mi mejor amigo, mi cómplice, mi protector, mi amor, mi ejemplo, el hombre de mi vida, mi principio y mi fin, mi hijo. Casi 8 millones de segundos en una oscuridad absoluta que solo evita tu luz mi Áless".

Nostalgia

Obregón cuenta incluso los minutos y los segundos desde su ausencia. Unas palabras desgarradoras que emocionan a sus seguidores que no dejan de mandarle su apoyo día tras día. La última publicación es algo distinta, aunque no exenta de dolor.

Obregón recuerda uno de los momentos más felices que vivió el año pasado. En ella aparece acompañada de su hijo Aless y de sus padres. Fue cuando al joven le dieron buenas noticias sobre la evolución de su enfermedad. Un año después, la realidad fue muy distinta pese a la lucha que presentó el pequeño Lequio.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Antes me hacía ilusión cuando mi móvil me recordaba “tal día como hoy...” Ahora llevo horas mirando esta foto entre lágrimas desde mi retiro , sentada al atardecer en el mismo sofá mirando al mediterraneo. La hicimos tal día como hoy hace un año , oliendo el mismo mar , mirando hacia un futuro maravilloso con las buenas noticias de salud de mi hijo. Se que es una foto que jamás se repetirá y duele indescriptiblemente . He decidido compartirla con vosotros para recordaros que como decía mi Aless : “lo más importante de esta vida y lo único que al final de tus días te llevas son el tiempo y el amor que dedicas a las personas que quieres”. Nada ni nadie , ni siquiera su partida me van a quitar los infinitos momentos de amor que mi hijo me regaló y su lección de vida. Y esto es lo único que alivia un poquito mi dolor por la eternidad de su ausencia y su dolor por no estar aquí . #alessforever ?

Una publicación compartida de Ana_Obregon Oficial (@ana_obregon_oficial) el

Lágrimas

El mensaje refleja ese contraste de emociones. "Antes me hacía ilusión cuando mi móvil me recordaba ‘tal día como hoy...’. Ahora llevo horas mirando esta foto entre lágrimas desde mi retiro , sentada al atardecer en el mismo sofá mirando al Mediterráneo”, confiesa la actriz.

Rememora esas buenas noticias que compartieron en ese momento, “oliendo el mismo mar , mirando hacia un futuro maravilloso con las buenas noticias de salud de mi hijo”. Y de repente, la vida le deparó un golpe feroz. "Sé que es una foto que jamás se repetirá y duele indescriptiblemente”, reconoce. Aun así, prefiere compartirla, y lo hace por Aless quien aseguraba que "lo más importante de esta vida y lo único que al final de tus días te llevas son el tiempo y el amor que dedicas a las personas que quieres".

Luz

Pese a esta nostalgia y lágrimas que le provoca el recuerdo, Ana parece querer adelante, como ese momento de la foto, gracias a las palabras que le dijo su hijo. “Nadie, ni siquiera su partida me van a quitar los infinitos momentos de amor que mi hijo me regaló y su lección de vida”.

La presentadora encuentra aún en esos sentimientos y momentos “lo único que alivia un poquito mi dolor por la eternidad de su ausencia y su dolor por no estar aquí". Una luz que se le apagó, como ella mismo dijo, pero que parece que la sigue guiando para poder salir adelante, asevera.