Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La soprano Ainhoa Arteta / EP

Ainhoa Arteta rompe su silencio y muestra su dedo amputado

La soprano asegura que "podía haber muerto" y evita entrar en polémica sobre su divorcio: "No es mi liga"

3 min

Ainhoa Arteta ha reaparecido tras los graves problemas de salud que ha sufrido los últimos meses y que le han hecho perder el dedo de una mano y de los pies. Una parte del cuerpo que no tiene porqué ocultar y que, por eso, muestra como es.

Por si eso fuera poco, la cantante de ópera ha tenido que ser intervenida recientemente de las cuerdas vocales. A esto cabe sumársele su sonado divorcio. Tras todos estos problemas no ha dudado en volver al trabajo con un montaje muy particular de ella y Emiliano Suárez, La bohème.

Recuperación

“Ha sido un momento bastante difícil”, reconoce. Apunta que todavía está “de varias amputaciones y de injertos”. En este sentido, admite que no se encuentra “del todo recuperada”. “He pasado mucha angustia, mucho miedo. Pero más que por otra cosa, por la salud. No tanto por la historia mediática”, matiza.

La soprano Ainhoa Arteta / REDES
La soprano Ainhoa Arteta / REDES

La soprano asegura que “podía haber muerto, fue cuestión de horas”, pero se concentró en salir adelante. “Me centraba en eso. He sobrevivido, y ahora tengo unas secuelas que superar. En eso me he concentrado”, apunta a la revista Shangay.

Divorcio

Un cólico nefrítico, el Covid, la voz… 2021 no fue su mejor año. "¡El 26 de julio fue el día que volví a nacer! Según me contaron, cuando salí del coma y me salvo el antibiótico al que yo era alérgica... ya no quedaban más opciones porque mi cuerpo no reaccionaba a nada... milagros de la vida”, comenta para ¡Hola!

Sobre su divorcio prefiere no hablar, ni quiere que le pregunten. “No he hablado mal en el momento ese que fue tan duro, y desde luego no lo voy a hacer ahora. Para nada. No es mi liga. Al final, el tiempo las pone las cosas en su sitio. Yo, en ese momento estaba, tenía que estar, concentrada en mi recuperación. Como sigo ahora (…) Tengo cosas a las que sí merece la pena ponerles mi empeño total: mis hijos, mi familia, mi carrera… Mi vida”, concluye.