Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Llega la cepa más extrema de coronavirus a Portugal EP

La variante más extrema del coronavirus llega a Portugal, Suiza y Reino Unido

Los investigadores alertan de su rápido proceso de mutación y resistencia a las vacunas

3 min

El ministerio de Salud Sudafricano ha alertado a la OMS de la detección de una nueva cepa de coronavirus en el país: la C.1.2. Según los científicos, se trata de la variante más extrema de todas por su rápido proceso de mutación, agresividad, capacidad de transmisión y resistencia a las vacunas.

Esta mutación fue identificada por primera vez a finales de mayo de 2021 por el Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles de Sudáfrica, en las provincias de Mpumalanga y Gauteng. Por el momento, ya registra varios casos en el resto del país así como en Portugal, Suiza, Reino Unido, China, Isla Mauricio y el Congo.

Dobla la tasa de mutación

En los informes ministeriales, los científicos advierten de que se trata de una mutación de la variante C1, detectada por última vez en enero de 2021, y conocida popularmente como variante sudafricana. En este sentido, remarcan que se trata de una cepa que ha “mutado sustancialmente” y que contiene más mutaciones del Sars-CoV-2 que cualquier otra variante catalogada de interés o preocupación.

En concreto, la C.1.2 presenta una tasa de mutación de 48,1 mutaciones por año. Es decir, el doble de la tasa que registran todas las variantes identificadas hasta la fecha, incluida la B.1.617.2; o lo que es lo mismo, las variantes Delta y Delta plus.

Baja cobertura vacunal

Por si fuera poco, la investigación subraya que esta nueva mutación probablemente tenga una mayor capacidad para eludir los anticuerpos. Una razón por la cual las personas que ya han sido infectadas por las variantes anteriores, podrían contagiarse de nuevo y contraer la Covid-19.

De hecho, las autoridades sudafricanas advierten de que la C.1.2 presentaría una baja resistencia a las vacunas. Una realidad de la que también avisa Eric Feigl-Ding, miembro de la Federación de Científicos Estadounidenses. Feigl-Ding tilda de “problemas potenciales” la baja cobertura que ofrecerían los sueros existentes contra el patógeno, puesto que se trata de la cepa que presenta mayor distancia genética de la detectada en Wuhan en diciembre de 2019.