Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Escena de Love Actually, una de las películas navideñas que se puede ver para un puesto de trabajo / UNIVERSAL PICTURES

Los mejores (y más extraños) trabajos del mundo

Desde ver películas navideñas hasta reconocer el sexo de los pollos o probar toboganes acuáticos

Carlos Losada
6 min

Cada cierto tiempo aparecen noticias acerca de puestos de trabajo que resultan cuanto menos curiosos. Y de cara a esta Navidad, la CNN se ha hecho eco de una propuesta que sería el mayor sueño tanto para los amantes del cine como para los enamorados de estas entrañables fechas.

La oferta de trabajo es de Reviews.org, una web que se encarga de opinar y recomendar todo tipo de productos, aunque en esta ocasión el puesto en cuestión está relacionado con ver películas con temática navideña.

25 películas en 25 días

Cabe señalar que no se trata de una labor demasiado complicada, ya que las personas elegidas solo tienen que ver 25 largometrajes en 25 días, así como rellenar una pequeña encuesta después de cada visionado. El sueldo: 2.500 dólares, es decir, alrededor de 2.100 euros.

Algunos de los trabajos mejor pagados del mundo

En cuanto a los requisitos, no es necesario contar con un gran bagaje cinematográfico, sino que simplemente hay que ser mayor de 18 años y tener algún dispositivo desde el que ver las películas en streaming. Además, para facilitar aún más el ya de por sí relajado trabajo, se podrán elegir las 25 películas entre un amplio catálogo que cuenta con clásicos como Love Actually o Qué bello es vivir. Y eso no es todo, los elegidos también recibirán un año de suscripción a algunas de las plataformas de contenidos más conocidas.

La app Waital permite comprar todos los productos que aparecen en una película

 

Un hombre viendo una película / WAITAL

Todo tipo de empleos

Al igual que este, hay muchos empleos que resultan muy curiosos e incluso apetecibles, ya que la actividad que conllevan resulta agradable e incluso atractiva. En cambio, hay otros que a pesar de ser cómodos y estén bien remunerados, no son atractivos a primera vista.

Es el caso de los catadores de comida para perros, es decir, aquellas personas cuya labor pasa por realizar una cata de los alimentos que se van a comercializar y que están destinados a los canes. Algunas fuentes apuntan que en Estados Unidos llegan a pagar hasta 75.000 dólares al año, pero también se requiere un aparato digestivo a prueba de bombas.

Un perro alimentándose con el dispensador de Kibus / KIBUS

 

Un perro alimentándose con un dispensador / KIBUS

Probando, probando

Muchos de los trabajos que más llaman la atención son aquellos que tratan de probar algún producto o servicio. Un buen ejemplo es de inspector de patatas fritas, es decir, la persona que se encarga de que las que se venden en bolsas estén en su punto: crujientes y bien elaboradas.

Ocurre lo mismo con los catadores de golosinas y helados que contratan los principales fabricantes con el objetivo de que evalúen tanto el sabor como el olor de los productos, ya que de ello dependerá que tengan mayor o menor éxito entre los consumidores.

Tienda con expositores de caramelos y otras golosinas / PIXABAY

 

Tienda con expositores de caramelos y otras golosinas / PIXABAY

Diversión a raudales

En cuanto a probadores se refiere, los que se encargan de los toboganes de los parques acuáticos solo necesitan un acertado criterio y una buena capacidad para aguantar que la adrenalina se les dispare. Si es así, su puesto de trabajo les proporcionará mucha diversión.

Algo más tranquila es la actividad que tienen los que prueban camas de lujo y exponen cómo ha sido la experiencia. Y precisamente en la cama se puede realizar la siguiente profesión dedicada a analizar un producto: los probadores de juguetes sexuales. Sin duda, se trata de una tarea cuanto menos satisfactoria.

Toboganes de agua, una atracción imprescindible en los parques acuáticos de Cataluña / PORT AVENTURA WORLD

 

Toboganes de agua, una atracción imprescindible en los parques acuáticos de Cataluña / PORT AVENTURA WORLD

No tan divertido

Eso sí, no todo es alegría cuando se habla de expertos en probar cosas. Los aprensivos no serán capaces de optar a inspectores de axila, o lo que es lo mismo, las personas dedicadas a comprobar la capacidad que tienen los desodorantes para cumplir su función.

Tampoco parece realmente divertido el oficio de sexador de pollos, ya que su labor es observar el trasero de estos animales para delimitar si son machos o hembras. Además, solo pueden tener un margen de error entre el 2% y el 3%, lo que implica haber tenido una formación concienzuda.

Más trabajos extraños

La lista podría ser tan larga como se quisiera, puesto que a lo largo y ancho del mundo, seguramente se encuentren decenas de ejemplos.

Algunos de los más curiosos son los siguientes:

  • Ondeador de banderas. En India, en el hotel Rambagh Palace de Jaipur, hay ondeadores de banderas para que no se acerquen los pájaros.
  • Paseador de patos... Poco más que explicar.
  • Buzo para recoger pelotas de golf, es decir, la persona que se sumerge a recuperar todas aquellas que caen en las zonas acuáticas.