Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen del las especificaciones técnicas de uno de los neumáticos de un coche / Frank Albrecht en UNSPLASH

Tips para alargar la vida útil de los neumáticos del coche

Unas ruedas en mal estado o demasiado desgastadas pueden poner en grave riesgo la seguridad del conductor

Victoria Herrero
6 min

Muchos conductores temen el momento de tener que cambiar las ruedas de su coche debido al desembolso económico tan importante que supone en ocasiones poner los cuatro neumáticos nuevos. De ahí que algunos dueños de vehículos prefieran postergar un poco ese cambio y apurar al máximo este elemento de su automóvil antes de decidirse a pasar por el taller mecánico.

Sin embargo, esta decisión tiene su componente de riesgo. Y es que unas ruedas en mal estado o demasiado desgastadas traen consigo una menor seguridad cuando se va en ese coche. Pero, sin llegar a este momento, siempre se puede alargar la vida útil de los neumáticos siguiendo unas sencillas recomendaciones y cuidados. Eso sí, cuando toque, es importante cambiarlos cuanto antes. 

¿Cuánto dura un neumático?

Responder a esta pregunta no se basa en un método científico o algo que se sepa a ciencia exacta ya que depende del tipo de neumático que tenga ese coche, así como del gasto que se haya hecho del mismo. Y es que no es lo mismo una persona que apenas usa el coche un par de veces por semana que alguien que por trabajo se desplaza diariamente haciendo más de 100 kilómetros en su jornada laboral. 

Sin embargo, teniendo esto en cuenta y haciendo un cálculo aproximado, una rueda puede superar los 40.000 kilómetros y estar en buen estado. Pero, esto no es algo que se cumpla en todos los casos; por tanto, es importante revisar cada cierto tiempo el estado de este elemento y sustituirlo por uno nuevo cuando los surcos de la banda de rodadura lleguen a los tres milímetros de profundidad y antes de alcanzar el límite legal que establece la Dirección General de Tráfico para poder circular: 1,6 milímetros.

Revisar su estado

Con las precauciones pertinentes, uno de los mejores consejos para alargar la vida útil de los neumáticos es revisar si la presión es la adecuada, tal y como marca el fabricante, cada vez que se proceda a su inflado. De lo contrario es muy probable que esa rueda no cumpla de manera adecuada con su función y se desgaste mucho más rápido. En este sentido, tan poco recomendable es hincharlos demasiado como que tengan una presión insuficiente. Y un dato clave en esta ocasión: verificar que los tapones y las válvulas cierran bien y no permiten que se escape el aire.

Y ya que se revisa este aspecto, es un buen momento para comprobar en qué estado se encuentran esas ruedas; ya no tanto en lo que se refiere a su dibujo externo sino a lo concerniente a la suspensión y los amortiguadores. De la misma manera, también es clave echar un vistazo tanto al paralelo como al equilibrado de las mismas. Si todo está como debe, a esos neumáticos todavía le quedan muchos viajes por hacer. 

La conducción también influye

Además de comprobar cómo se encuentran esos neumáticos, otra de las recomendaciones para mantenerlos en buen estado pasa por la forma de conducir. En este sentido, si ese conductor suele llevar su coche con aceleraciones, haciendo frenadas muy bruscas y a una velocidad excesiva a la larga estas ruedas se resentirán. Lo mismo que si no se tiene el más mínimo cuidado a la hora de tomar una curva o de aparcar junto a un bordillo. Por tanto, el mejor consejo es guiar al coche de forma suave y constante para incrementar tanto la seguridad como la vida útil de tus ruedas.

Mujer conduciendo de forma tranquila para alargar la vida de sus neumáticos / Jan Baborak en UNSPLASH
Mujer conduciendo de forma tranquila para alargar la vida de sus neumáticos / Jan Baborak en UNSPLASH

Tampoco hará mucho por alargar la vida útil de los neumáticos si cada vez que se hace un viaje o se trasladan enseres el automóvil se carga demasiado. Si se puede evitar, lo mejor es aligerar el maletero ya que al final es peso de más que se deposita sobre las ruedas haciendo que poco a poco vayan perdiendo fuerza y funcionalidad. 

¿Y si se cambian de sitio?

Uno de los trucos más usados para dilatar algo más en el tiempo el cambio de estas cubiertas del automóvil pasa por ponerlos en otra posición; es decir, los de delante ponerlos en la parte trasera y viceversa. Algo que se suele hacer cada vez que el kilometraje llega a los 10.000 para que la banda de rodadura se desgaste de manera uniforme en los cuatro neumáticos. 

Esto podría ser una buena idea si no existiesen modelos de coches que no permite, por su diseño, llevarlo a cabo. En caso contrario y antes de demostrar unas dotes mecánicas que seguramente no se tengan, lo mejor es acudir a un taller especializado para hacer esta permuta con las mejores garantías y sabiendo en todo momento cuáles son las indicaciones del fabricante en este sentido