Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Runner en plena carrera para la cual es beneficiosa la técnica del skipping / Chander R en UNSPLASH

Skipping, la nueva modalidad física que todo runner debe conocer

Gracias a este entrenamiento se mejorarán mucho más las carreras de todo corredor

Victoria Herrero
6 min

Si uno es todo un apasionado del running y no hay día que no salga de casa para correr un poco debe conocer esta nueva modalidad física, si no la conoce ya, con la que mejorarán mucho más sus carreras. Se trata del skipping, una técnica que consiste en correr elevando de forma un tanto exageradas las rodillas con lo que ejercitará mucho más una parte del cuerpo esencial cuando de este deporte se trata. 

Este ejercicio lo que consigue es mejorar la técnica de carrera y para ello lo ideal es hacerlo antes de lanzarse a las primeras zancadas para ir entrando en calor. Así es como los músculos y tendones se irán activando y la circulación de las extremidades inferiores se pondrá en alerta para, entre otros beneficios, fortalecer toda la parte de los cuádriceps.

Beneficios del skipping

Pero aquí no acaban las bondades del skipping ya que, siempre y cuando se haga de manera correcta para evitar lesiones, esta técnica también mejora la capacidad de coordinación del corredor. Algo que se consigue gracias a que incide en la armonización del impulso con esa elevación de la pierna que está en alto, así como en el movimiento de los brazos al compás

También resulta muy útil cuando se trata de trabajar la frecuencia de la zancada, así como a la hora de entrenar la resistencia muscular del tren inferior del cuerpo. Por último, es un excelente ejercicio para reducir el riesgo de lesiones futuras, mejorar la economía de energía durante la carrera, trabajar la velocidad gestual y, finalmente, depurar la forma de correr de cada persona.

¿Cómo hacerlo?

Eso sí, todos estos beneficios no se consiguen de la noche a la mañana y tampoco si no se adopta la postura correcta para ello: con la cadera elevada en todo momento y evitando que baje cuando se apoya el pie en el suelo. En este punto también resulta crucial cómo se coloque el tronco ya que este debe permanecer recto y ligeramente inclinado hacia delante para favorecer el desplazamiento hacia adelante. 

En cuanto a los brazos, uno debe olvidarse de ellos ya que también forman parte de este ejercicio y son clave para dar esa energía necesaria que se precisa para el impulso de las rodillas. Por ello, la posición de los mismos tiene que ser idéntica a la que se adopta en la carrera convencional; esto es, sin levantar los hombros y con los codos flexionados en un ángulo recto de 90º.

Piernas y rodillas, protagonistas del skipping / Jakob Owens en UNSPLASH
Piernas y rodillas, protagonistas del skipping / Jakob Owens en UNSPLASH

¿Qué músculos se trabajan?

Si el skipping se hace correctamente sin forzar la postura, que solo llevaría a una lesión, el cuerpo en su amplio sentido se verá beneficiado en esta rutina de entrenamiento. Un trabajo global donde se implica la mayor parte de los grupos musculares, pero con especial incidencia en estos: la musculatura de extensión del tobillo en lo que se refiere al gemelo y al sóleo, así como los flexores de cadera como es el caso del recto del cuádriceps y el psoas (en la parte anterior del muslo).

Por su parte, también es aconsejable para mejorar la zona de los estabilizadores del tronco (cuadrado lumbar, recto del abdomen...), además de toda la parte del core. Es decir, se trabajan suelo pélvico, transverso, diafragma y estabilizadores de la cintura pélvica.

Ejercicios para practicarlo

A la hora de practica skipping se pueden seguir estas diferentes modalidades para trabajar los distintos grupos musculares. Es el caso del skipping alto y el bajo que, en el primer caso se deben elevar las rodillas un poco más arriba que en la carrera normal. Por su parte, en el segundo estas se llevan hasta lo más alto que uno pueda durante esa zancada. Pero, además de estas dos versiones que son básicas para conocer los secretos de esta técnica perfecta para runners, no está de masa saber en qué consiste el skipping ruso o el contraskipping.

En este último caso responde a una flexión de la rodilla al mismo tiempo que se eleva el pie hasta el glúteo. Tal es este movimiento que es importante que los muslos estén posicionados de una forma paralela, mientras que los brazos son los que harán buen parte del trabajo de fuerza para ese impulso. Eso sí, en esta ocasión hay que tener cuidado de no llevar el tronco demasiado para adelante. En lo referente al ruso lo que se pretende es bloqueando las rodillas subir las piernas alternadas como si del típico baile tradicional de dicho país se tratase.