Menú Buscar
Pareja entrando en los salones de boda / StockSnap EN PIXABAY

Tres salones de boda en Girona donde querrás casarte

Lugares con encanto para celebraciones en la provincia: castillos, monasterios e incluso un bosque

Noelia Hontoria
5 min

Uno de los aspectos que más se deben cuidar en una boda es el lugar de la celebración. Más que el vestido de la novia, los gemelos del novio o la canción escogida para el baile, el local escogido es lo que dejará un recuerdo imborrable tanto en la pareja como en sus invitados. Para ello, estos salones de boda en Girona ofrecen una experiencia única, dentro de un marco incomparable, para vivir una boda de cuento. Pero no hay que olvidar que lo importante es el amor, pero si se acompaña de un paisaje de película, el éxito está garantizado.

Naturaleza, castillos y una atmósfera de ensueño son algunos de los elementos comunes de los mejores salones de boda en Girona. Es el momento de olvidar el clásico salón impersonal de hotel y dar paso a masías, fincas, fortalezas, jardines y terrazas en las que los invitados y los novios celebrarán un día especial, donde el buen gusto y el amor serán los protagonistas. El Clarc del Bosc, el Monestir de Sant Salvi o el Castell d’Empordà son algunos buenos ejemplos de este tipo de lugares con encanto.

El Clarc del Bosc

Si la boda tendrá un tamaño entre 60 y 250 invitados, El Clarc del Bosc es un lugar para soñar toda la vida. Aquí organizan ceremonias en el bosque para, a continuación, seguir con un banquete al aire libre. Tiene capacidad para alojar a 250 invitados en el hotel que se encuentra en la zona y diferentes espacios al aire libre, para que los novios lo planifiquen a su gusto. Ellos se encargan de todo, desde el menú hasta la decoración y, para quienes se alojen aquí, ofrecen también actividades diurnas para el día después de la boda.

El Clarc del Bosc se encuentra en la carretera Rocacorba, s/n, en Pujarnol. Se necesita transporte para acceder hasta el lugar, bien en vehículos privados o bien contratando un autobús (o varios) para que los invitados puedan desplazarse hasta este bosque con encanto en el que se pueden celebrar bodas muy originales y muy bonitas, en plena naturaleza. Es ideal para temporadas en las que el tiempo garantice una buena temperatura.

Monestir de Sant Salvi

El Monestir de Sant Salvi organiza celebraciones para entre 25 y 250 invitados, ya sean bodas, cumpleaños o aniversarios. Se trata de un convento franciscano del año 1282, que cuenta con vistas al Montseny y se ubica en una colina. Ha sido remodelado para este nuevo uso y contempla todos los servicios que se necesitan para que la celebración salga perfecta. Además, también tiene habitaciones, por lo que permite que algunos invitados se queden a dormir pasada la fiesta.

Vistas al Montseny / Makunin en Pixabay
Vistas al Montseny / Makunin en Pixabay

Dispone de zonas exteriores, jardines y hasta piscina, además de una iglesia para quienes deseen una ceremonia más tradicional. Este monasterio se encuentra en la carretera de Sta. Coloma, St. Hilari desvío a la izquierda, en la localidad de Sant Hilari Sacalm. Al igual que en el caso anterior, también se necesitará contratar un autobús para trasladar a los invitados o que cada uno se desplace en su vehículo. El lugar cuenta con párking, por lo que el aparcamiento no será ningún problema.

Castell d’Empordà

El Castell d’Empordà, tras sufrir una reforma que ha llevado tres años, ha vuelto a ser acondicionado para acoger celebraciones como bodas, en plena naturaleza y con un entorno mágico e incomparable. Cuenta con capilla, jardín con olivos, restaurante medieval, restaurante con pérgola en exteriores y unas vistas increíbles, en el marco de un castillo que promete hacer soñar a los invitados y vivir una de las celebraciones más mágicas a las que hayan acudido jamás. La gastronomía que ofrecen es local, con productos naturales de la tierra y sabores intensos, con un excelente tratamiento y recetas deliciosas.

Tiene capacidad para entre 50 y 210 personas, por lo que se pueden celebrar tanto bodas íntimas como otras más numerosas. Ofrecen también la posibilidad de alojarse en este lugar. La finca cuenta con un total de 12 hectáreas y se localiza en Castell D’Empordà, s/n, en la localidad de La Bisbal D’Empordà.