Menú Buscar
Los riesgos de hacerse el microblading en las cejas / stocksnap en Pixabay

Los 5 peligros que no conoces de hacerse microblading

La técnica de estética más revolucionaria promete dejar unas cejas que dan mucha fuerza a la mirada pero, ¿cuáles son sus riesgos?

Ana Durá
6 min

El microblading es una técnica muy en boga, pero quizás la gente no está al tanto de los riesgos a los que se expone al someterse a ella. No obstante, no hay que empezar la casa por el tejado, así que conviene explicar en primer lugar en qué consiste el microblading. En concreto, estamos ante una técnica de maquillaje semipermanente que redunda en unas cejas más gruesas y todo ello sin perder un ápice de naturalidad.

Así, se introducen moléculas de pigmento en las capas subepidérmicas de la piel mediante pequeños trazos. Todo el procedimiento se desarrolla de forma manual, pues, de esta manera, el resultado queda más natural e incluso artístico.

Lo barato puede salir caro

Lo cierto es que hace pocos años lo que se estilaba eran las cejas llevadas a su mínima expresión, pero ahora se busca resaltarlas, engrandecerlas y que enmarquen la mirada. Sin embargo, es indudable que algunas mujeres necesitan una ayuda extra tras años de depilaciones agresivas y es aquí donde el microblading puede prestar una ayuda crucial. 

Aunque en principio todo puede parecer muy idílico y exento de riesgos no es así, pues no siempre acabamos en las manos de los mejores profesionales. De hecho, es habitual dejarse tentar por un precio bastante económico, pero que luego puede tornarse en una auténtica pesadilla. Por lo tanto, una oferta o descuento no es el mejor parámetro para decantarse por un centro de estética u otro. En suma, deben primar otros aspectos en esta elección.

Consultar con el dermatólogo

En primer lugar, hay que tener muy presente que el microblading no es un tratamiento apto para todo el mundo. De hecho, es posible que aquellas personas que padezcan alguna patología cutánea, como una dermatitis alérgica a un pigmento, deban consultar previamente a un dermatólogo acerca de la idoneidad de esta técnica.

También puede entrañar riesgos para aquellas personas que tomen anticoagulantes, presenten antecedentes de queloides, hemofilia, hepatitis o estén embarazadas. No obstante, aunque no se forme parte de una de estas categorías, es adecuado seguir algunas precauciones.

Cejas que enmarcan la mirada / stocksnap en Pixabay
Cejas que enmarcan la mirada / Stocksnap en Pixabay

Precauciones a tener en cuenta

Lo barato puede salir caro, un dicho popular al que muchas personas hacen oídos sordos. En este caso, no hay que dejarse embaucar por los descuentos excesivos. Las referencias y las opiniones de anteriores clientes pueden servir de mucho a la hora de tomar una decisión. Asimismo, los instrumentos han de estar correctamente esterilizados. De lo contrario, el usuario se expone a una infección en la piel. De igual forma, las sustancias y los pigmentos empleados deben ser de calidad. En ocasiones, se emplean productos de dudosa procedencia para ahorrar dinero, una práctica que puede causar alergias e incluso quemaduras.

El tratamiento debe hacerse en un centro autorizado para ello y, por lo tanto, no es posible llevarlo a cabo en una visita al domicilio, pues éste no es el entorno propicio para esta clase de intervenciones. También es recomendable informarse acerca de los conocimientos y la experiencia del profesional que va a aplicar el tratamiento de microblading.

¿Y después del tratamiento?

Tras realizar un microblading, existen riesgos de infección que exigen cierto cuidado. Así, los expertos pueden aconsejar una limpieza e incluso el uso de algún antibiótico cutáneo. Algo que debe aconsejar exclusivamente un especialista que conozca el caso y haya seguido dicho proceso, para así evitar males mayores.

Después del tratamiento, se deben poner las cejas a buen recaudo del sol, prescindir de saunas, así como de piscinas. Tampoco es recomendable usar maquillaje o lentes de contacto. En definitiva, hay que tener en cuenta todas las recomendaciones que salgan desde el centro de estética y no omitir ninguna una de ellas pensando que no va a tener repercusiones.

Mejor prevenir que curar

Lo cierto es que, sin dar muchas vueltas por Internet, las personas interesadas en este servicio pueden encontrar ejemplos de hombres y mujeres que han vivido experiencias negativas por culpa de un tratamiento de microblading inadecuado, como ocurre en otros muchos casos.

Algo que debe aumentar las precauciones, pero nunca causar una alarma generalizada hacia este procedimiento. Pues el resultado depende de múltiples factores, como bien se ha visto anteriormente, como la profesionalidad del equipo responsable, las medidas de higiene y el tipo de piel del usuario, entre otros. De ahí la importancia de hacer una buena elección y consultar previamente con expertos en la materia.