Menú Buscar
Whisky con hielo en un vaso de cristal / PIXABAY

Cinco bares originales para disfrutar del Día Mundial del Whisky

Escocia e Irlanda son los dos países más interesantes en los que celebrar como se merece el tercer sábado del mes de mayo

6 min

Aunque el ron y la ginebra son populares, en España la bebida espirituosa más consumida no es otra que el whisky. Con un sabor y aroma muy característico. Este destilado ha conquistado el paladar no sólo de los españoles, sino de las personas de todo el mundo.

Tanta popularidad tiene que incluso cuenta con su propia festividad, el Día Mundial del Whisky, que se celebra desde hace unos años cada tercer sábado del mes de mayo. Así que nada como celebrar el 19 de mayo de 2019 que con una escapada a Escocia e Irlanda, dos de los mejores países del mundo para consumir esta bebida, en la que realizar alguno de estos cinco planes que proponen desde Musement.

En Escocia:

  • Royal Lochnagar Distillery (Ballater): Lochnagar es una de las marcas más famosas a nivel mundial y una de las favoritas de la Casa Real británica. “De hecho, la destilería, originalmente llamada New Lochnagar, cambió su nombre a Royal Lochnagar tras la visita en 1848 de la Reina Victoria, lo que le sirvió para convertirse, además, en proveedor oficial de la Corona”, desvelan los responsables de la plataforma. Situada al norte de Escocia, en esta destilería se puede aprender el largo proceso de fabricación del whisky y degustar sus maltas únicas de fama internacional, para las que utilizan el agua de los manantiales de Scarnock.

Personas brindando con güisqui en una fiesta / PIXABAY

Personas brindando con whisky en una fiesta / PIXABAY

  • Glengoyne Distillery (Highland): Los alambiques más lentos de Escocia se encuentran en Glengoyne, destilería que, aunque fue fundada oficialmente en 1833, inició su producción años antes (1820) de la mano de George Coonel, quien aprendió de su abuelo el proceso de destilación y decidió comenzar a elaborar esta bebida de manera ilegal, ocultándose tras una cascada. Hoy en día, Glengoyne Distillery se caracteriza por secar al aire la cebada, destilar el licor poco a poco y madurar su whisky en barricas de jerez. “Durante la visita conocerás los secretos de este whisky, probarás una degustación de sus mejores botellas y descubrirás la cascada secreta en la que Coonel comenzó a elaborar este famoso licor”, explican.
  • Glen Ord Distillery (Muir of Ord): Esta destilería es la única de whisky escocés de malta que queda en la Isla Negra, en las Tierras Altas de Escocia. Fundada en 1838 por la familia Mackenzie, Glen Ord Distillery ha pasado por diferentes propietarios y tuvo que parar su producción durante las dos guerras mundiales por las restricciones de cebada. Aun así, la compañía mantuvo su éxito dentro del sector. “Es una de las destilerías con mayor capacidad, al disponer de catorce alambiques”, indican desde Musement, que añaden que “allí podrás conocer más su historia y disfrutar de una degustación de los distintos tipos de whisky que producen”. 

En Irlanda

  • Irish Whiskey Museum (Dublín): “¿Sabías que la palabra whisky proviene del gaélico y significa ‘agua de vida’? ¿Y que en Irlanda esta palabra se escribe ‘whiskey’?”, señalan desde el portal. Estos son algunas de las preguntas que tienen respuesta durante la visita al Irish Whiskey Museum, ubicado justo enfrente del Trinity College. “Allí conocerás los orígenes y la historia de esta bebida que ha experimentado un resurgimiento en los últimos años, participarás en una cata de cuatro bebidas de este tipo originarias de Irlanda y realizarás tu propia mezcla para llevártela a casa en una botella personalizada”. 
  • Jameson Distillery Bow St.​ (Dublín): Aunque fue fundada por el escocés John Jameson, esta destilería que lleva el apellido de su fundador se ha convertido en una de las cuatro grandes marcas de whisky irlandés. En 1780 comenzó a elaborar esta bebida con una mezcla de cebada malteada y sin maltear que se convirtió en característica de la marca. Actualmente, la fabricación se ha trasladado a Cork pero aún se pueden visitar las instalaciones originales en Dublín, ya que se encuentran abiertas al público para que los visitantes conozcan los ingredientes que usan, su triple destilación y el envejecimiento en barricas de roble con especias. Durante la visita los asistentes participan en una cata comparada de whisky y disfrutaran de una copa de Jameson en el lugar exacto en el que empezó todo.