Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Torre del Reloj de la Universitat de Barcelona /CG

Las obras del edificio histórico de la Universitat de Barcelona encaran la recta final

Los trabajos, cifrados en más de 118.000 euros, se realizan tanto en el interior como en el exterior de la torre del Reloj

3 min

Un enorme andamio recubre el campanario del edificio histórico de las Letras de la Universitat de Barcelona. Con motivo del 150 aniversario del centro, la dirección ha decidido llevar a cabo las obras de consolidación de la torre del Reloj para poderla abrir al público en un futuro por medio de visitas guiadas.

Los trabajos, presupuestados en 118.846 euros, han sido adjudicados a la empresa Eurocatalana Obres i Serveis en un proceso de licitación pública cerrado en junio de 2021. Catalogado como Bien Cultural de Interés Nacional, el complejo arquitectónico fue alzado por Elies Rogent a finales del siglo XIX. En concreto, entre 1863 y 1892.

La torre del Reloj

Por medio de la intervención se prevé reparar y restaurar los muros de cerramiento de la torre, reconstruir su cubierta, reforzar sus bóvedas e impermeabilizarlas. Asimismo, también se limpiará y pintará la estructura del campanario, y se mejorará su acceso reparando y sustituyendo de forma parcial las escaleras de madera.

Las obras, cuya finalización está prevista para el mes de febrero, se realizarán en la torre de 37 metros de altura y estructura de planta cuadrada de 8,7 metros de lado, ubicada en la esquina del sudoeste del claustro de poniente del edificio. El reloj y el campanario de hierro se instalaron en 1881.

Otras obras en el interior

Si bien esta no es la primera rehabilitación efectuada en el interior del recinto académico. En julio de 2015 la misma empresa restauró los techos de los claustros de Letras y Ciencias, así como los del pasillo de conexión de la planta baja.  

En este sentido, se espera que en los próximos meses también se restauren algunas de sus aulas históricas. Cabe destacar que el recintp de la UB, sito en la Gran Vía de les Corts Catalanes, fue el primer gran edificio público que se construyó en el Eixample cuando se derrocaron las murallas de Barcelona. La vida en su interior se inició en 1872, con la impartición de las primeras clases magistrales.