Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Alan Shepard planta la bandera de los Estados Unidos en la Luna / WIKIPEDIA

Localizan en la Luna las pelotas de golf con las que jugó un astronauta en 1971

Con motivo del 50 aniversario de la llegada del Apolo 14 al satélite terrestre, han resuelto una de las leyendas que rodean al alunizaje

3 min

El 6 de febrero de 1971, hace justo 50 años, el comandante Alan Shepard viajó a bordo del Apolo 14 para convertirse en el quinto hombre en caminar sobre la Luna. Cuando llegó, describió la superficie lunar como "una gran trampa de arena", pero aprovechó la visita para ser el único humano que puede decir que ha jugado a golf en la Luna.

Ahora, medio siglo después, el especialista en imágenes británico Andy Saunders ha buscado las dos pelotas que lanzó el astronauta con motivo del aniversario del alunizaje, y las ha localizado. De hecho, gracias a la tecnología y a sus cálculos, el experto ha proporcionado un relato más preciso a esta graciosa leyenda.

Jugar al golf en la Luna

El comandante Alan Shepard fue el primer estadounidense en viajar al espacio, en 1961, como uno de los siete astronautas originales del Mercury. Un problema con el oído interno lo mantuvo alejado uno años, pero volvió por la puerta grande: en el Apolo 14. Pero pisar la Luna no era suficiente para Shepard, y se subió dos pelotas de golf para echar unas bolas en el satélite terrestre. ​

egyptiangeographic.com 1552048381 1
El astronauta Alan Shepard, en el centro de la imagen / WIKIPEDIA

"En mi mano izquierda, tengo una bolita blanca que es familiar para millones de estadounidenses", dijo Shepard al panel de control de la Agencia Espacial en Houston. Además, se conoce que el astronauta pensó en llevar un palo de golf inspirado en el artista Bob Hope, que llevaba uno a todos los lugares a los que iba. Pero a falta de palo, usó una herramienta de excavación de muestras lunares para hacer historia.

"El golpe más largo de la historia"

Una de las pelotitas no voló muy lejos y aterrizó en un cráter, pero Shepard dijo que la otra voló "millas y millas". "Solíamos decir que era el golpe más largo de la historia porque aún no ha bajado", dijo el afamado instructor de golf Butch Harmon. Y 50 años después, sigue siendo el tiro de búnker más impresionante de la historia del golf, principalmente por su ubicación.

Durante años, los expertos calcularon que la bolita voló 182 metros, pero las imágenes recientemente restauradas sugieren que el golpe pudo no haber sido tan exitoso como pensó. Andy Saunders, que está trabajando en un libro llamado Apollo Remasteredlocalizó ambas bolas y --mediante técnicas de mejora digital y apilamiento de secuencias de vídeo-- reveló que la primera bola voló 22 metros, mientras que la segunda cayó a 36 metros.