Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Misión china Chang'e 5 / CNSA

China adelanta a sus competidores: ya ha recogido muestras de la Luna

El proyecto espacial chino sigue su camino y tiene como objetivo a largo plazo montar una base lunar

Carlos Losada
6 min

Cuando se habla de misiones espaciales, todos los ojos se giran directamente hacia Cabo Cañaveral o Houston, los lugares estadounidenses más relacionados con la NASA, es decir, con la agencia espacial que ha protagonizado buena parte de los grandes avances relacionados con la exploración del espacio exterior.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte hay otros países --más allá de la extinta Unión Soviética-- que están comenzando su carrera espacial y el más avanzado de todos ellos es China. Y es que el país asiático no solo ha seguido con su programa en un año azotado por la pandemia --que surgió en su territorio--, sino que han logrado dar un nuevo paso en sus objetivos a medio y largo plazo.

China trae trocitos de Luna

El pasado 23 de noviembre, fue lanzada al espacio la sonda lunar Chang'e 5, la cual alunizó en la región de Oceanus Procellarum, concretamente cerca de una montaña conocida como Mons Rümker. Esa área ya fue explorada por el Apollo 12 en el año 1969, en la segunda expedición que conseguía llegar a nuestro satélite.

El objetivo de la sonda china pasa por recoger muestras de rocas y suelo lunar con 1.200 millones de años de antigüedad con el objetivo de estudiarlos y saber algo más sobre el pasado de nuestro planeta, de su satélite y del Sistema Solar.

Los primeros desde 1976

Lo más destacado de esta misión es que es la primera vez que se llevará a cabo esta práctica desde que en el año 1976 una nave robótica soviética llamada Luna 24 trajo 170 gramos de material hasta la Tierra. Así pues, habrán pasado más de 44 años, tiempo en el que la Luna ha dejado de ser un objetivo para los gobiernos terrestres. Sin embargo, esto ha cambiado, ya que en los últimos años el interés por nuestro satélite ha vuelto a crecer.

Tanto es así que ya se está trabajando por volver a llevar a una misión tripulada hasta su superficie, como prolegómeno para llegar hasta Marte, el siguiente gran objetivo. Hay que recordar que desde la década de los años 70 ningún otro ser humano ha paseado por la opalina superficie lunar.

Un cráter de la Luna / NASA
Un cráter de la Luna / NASA

El plan de China

Quizás el interés de la NASA se ha visto acelerado por la capacidad de la Administración Espacial Nacional China para cumplir con las fechas que se propuso en su Programa Chino de Exploración Lunar, más conocido como Proyecto Chang'e, modo en el que se refieren a la Luna.

Como su nombre indica, la sonda lunar Chang'e 5 ha sido el quinto paso que se ha realizado y, por el momento, ha supuesto todo un éxito, ya que se prevé que a mediados de diciembre esta misión robótica traiga a La Tierra --a Mongolia, concretamente-- las muestras tomadas.

Cuatro misiones anteriores

En cuanto a los primeros pasos dados por la agencia china, han sido los siguientes. La Chang'e 1 fue un orbitador lunar lanzado en el año 2007 con éxito. Allí estuvo hasta que su misión finalizó 16 meses más tarde y acabar estrellándose contra la superficie de la Luna.

De igual modo el Chang'e 2 tuvo como principal objetivo orbitar el satélite para preparar el alunizaje de misiones posteriores. Su labor se llevó a cabo en el año 2010. En ella lograron todos los datos que se habían propuesto para las siguientes fases del proyecto.

Misiones tres y cuatro

En cuanto a la sonda Chang'e 3, fue lanzada en diciembre de 2013 y en un intervalo de 12 días llegó a sus destino. Por fin habían conseguido alunizar. El reto había sido logrado. Podían seguir avanzando y lo hicieron con la Chang'e 4, que llegó al lado oculto de la Luna en enero de 2019.

Después de esa fase de alunizajes, China se encuentra en la tercera parte del proyecto, la cual estará compuesta por el citado Chang'e 5 y por el 6, la cual, como se ha apuntado, tratará de traer y analizar materiales.

Última fase: alunizaje tripulado

Como cabe suponer, el último paso en el proyecto chino es realizar un alunizaje tripulado, es decir, enviar a seres humanos a la superficie lunar de cara no solo a conseguir ese hito, sino también a establecer bases permanentes.

Aún no se sabe la fecha en la que lo lograrán, pero sí que Estados Unidos tratará de volver a poner a una persona en la Luna después de que lo hiciera por última vez a finales de 1972, cuando Eugene Cernan se convirtió en el último astronauta que manchó sus botas de polvo blanco.