Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Joven en la playa cogiendo un bronceado perfecto / Jens Kreuter en UNSPLASH

Consejos para prolongar el bronceado al volver de la playa

Para lograr ese ansiado tono dorado en la piel es importante tomar el sol con la protección adecuada

Victoria Herrero
7 min

Se acaban las vacaciones para muchos y es hora de volver a la ciudad, a la rutina diaria, al trabajo y a los madrugones. Al menos queda un leve recuerdo de esos días de verano... en forma de un tono bronceado de lo más favorecedor. Sin embargo, suele ser habitual que con el paso de los días y ya sin una playa o piscina a la que ir de manera regular, ese tono de la piel se vaya perdiendo y regrese poco a poco el blanco de todo el año. 

No obstante, es posible (con unas recomendaciones) mantener durante algunos días más ese color. Consejos que servirán de complemento perfecto para la compra de aquellos cosméticos que prometen ayudar a prolongar el bronceado estando ya en casa. 

¿Cómo se broncea la piel?

La luz del sol está compuesta por radiaciones electomagnéticas que se absorben por la dermis de manera beneficiosa si se toma en cantidades recomendables (fortalece los huesos, mejora el sistema inmune, ayuda a conciliar el sueño...) o bien perniciosa cuando esa exposición al sol es en exceso (fotoenvejecimiento, aumento del riesgo de padecer cáncer de piel en el futuro...). Lo que hace entonces esta como respuesta defensiva es formar melanina; un pigmento que da lugar al bronceado.

Dependiendo de la genética y del tono de piel que ya tenga cada persona, se puede conseguir un mayor o menor oscurecimiento cutáneo con el paso de los días. Lo más común es que al cabo de un par de jornadas en la playa o la piscina, la dermis vaya mudando su color que en un primer momento suele adquirir un tono rojo

El bronceado perfecto

Aparte de lo consabido de tomar el sol con total protección y sin abusar, no está de más saber algunos trucos de experto para obtener el bronceado perfecto por todo el cuerpo y sin que aparezcan las antiestéticas marcas. En el caso de que una mujer no quiera hacer topless y solo se baje un poco los tirantes del bañador o bikini, es importante prestar atención a esos cordones ya que se puede quedar un trozo blanco; lo mismo que si se tiene el pelo largo y se deja suelto o si se está todo el rato con las gafas de sol puestas. 

Para mejorar el tono dorado de la piel, lo mejor es levantarse de la tumbona, caminar y moverse para que todas las partes del cuerpo adquieran el mismo tono por igual. Y mucho mejor a remojo: el agua refleja los rayos del sol y aumenta el bronceado. Además, un error a la hora de ir a la playa es subestimar los días nublados; en este caso también uno debe protegerse ya que los rayos UVA y UVB se filtran a través de las nubes.

Bronceado duradero

Algunos trucos que pueden ayudar a no perder ese tono dorado (eso sí, esto tampoco es magia) pasan por ducharse con agua fría en lugar de caliente ya que esta última puede llegar a deshidratar la piel y con ello será más fácil que esta se pele antes y pierda ese tono tan anhelado; no olvidarse nunca de la hidratación tras ese baño (mejor si es con un producto que tenga ácido hialurónico) y exfoliar todo el cuerpo (también la piel del rostro) un par de veces por semana para retirar las células muertas y conseguir que el bronceado se mantenga. 

Una ducha de agua fría, ideal para prolongar el bronceado / Hannah Xu en UNSPLASH
Una ducha de agua fría, ideal para prolongar el bronceado / Hannah Xu en UNSPLASH

La alimentación de estos días también puede ayudar a prolongar ese tono de piel conseguido tras tantas horas al borde de la orilla. Por eso es importante beber agua, además de apostar en la dieta por alimentos que sean ricos en betacarotenos como es el caso de tomates, pimientos, zanahorias, espinacas o brócoli dentro del grupo de las verduras y moras, sandía o melón si uno prefiere tomar fruta. También es muy recomendable en este caso comer frutos secos, ya que ayudan a estimular la melanina de la dermis. 

Más consejos

Echar mano de productos con aloe vera o rosa mosqueta, mientras se está expuesto al sol, puede ser otra recomenadación para tener un bronceado más duradero. Y es que este tipo de ingredientes naturales lo que hacen (si se usan a diario) es recuperar el daño celular que han causado esas sesiones de playa y piscina, además de evitar que la piel se reseque. En definitiva, una piel más bonita y bronceada cuando ya se ha regresado a la oficina. 

Vitaminas y más vitaminas. Además de esos productos naturales, a la hora de comprar un cosmético hidratante a la vuelta de las vacaciones sería bueno optar por uno que tenga vitamina A en su composición ya que esta mejora la suavidad y flexibilidad de la piel, al tiempo que combate la deshidratación de la piel y que tenga un aspecto como de escamas. Y por la noche, lo mejor es aplicarse sobre la piel del rostro una crema reparadora antioxidante con vitaminas E y C para revertir los daños solares y prevenir las manchas.