Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una pareja disfruta de una tarde romántica en el campo / CG

Cómo saber si tu pareja te va a dejar

Un estudio realizado por tres psicólogas de Texas descubre que la forma de hablar cambia tres meses antes de una ruptura

3 min

Un estudio de la Universidad de Texas, en Austin (Estados Unidos), asegura que tres meses antes de que una relación llegue a su final, las palabras delatan. Así lo afirman las tres psicólogas que han llevado la investigación, que partió de un foro de rupturas de Reddit y acabó convirtiéndose en su tesis doctoral.

Ni mensajes con un uso excesivo de mayúsculas, ni signos de admiración, ni puntos suspensivos: las señales son mucho más sutiles de lo que pensamos. La persona que quiere dejar una relación cambia su forma de hablar tres meses antes de dar el paso definitivo, y esos pequeños cambios del lenguaje permanecen hasta seis meses después de la ruptura. Momento en el que el estudio señala que se supera el bache emocional.

Cambia el modo de hablar

La revista Proceedings of the National Academy of Sciences ha publicado la tesis doctoral de las psicólogas, un estudio que disecciona los códigos del habla previos a las rupturas sentimentales. Las expertas analizaron durante un año más de un millón de publicaciones escritas en el foro de rupturas de Reddit de más de 6.800 usuarios.

Las investigadoras querían detectar qué se decía antes y después de dar por finalizada una relación, y detectaron cambios tres meses antes del temido "tenemos que hablar". Y el primer indicador que encontraron es en modo de hablar: más personal e informalcon un aumento del uso de la primera persona, tanto del plural como del singular.

Son señales inconscientes

“Son señales de una pesada carga cognitiva. Su cerebro está muy ocupado intentando dilucidar algo, y se vuelven más reconcentrados y egocéntricos”, explica una de las autoras, Sarah Seraj. También se emplean más los verbos condicionales como “deberíamos” o "podríamos”, conjunciones causales como “porque” o utilizan negaciones rotundas.

Otra señal que sorprendió a las expertas es que apenas se usan artículos o adverbios de lugar, lo que supone un monopolio total de las emociones en la conversación. Unos cambios que, según Seraj, nadie es consciente de que suceden: “Antes de que la ruptura sea un hecho consciente, ya empieza a afectar al modo de pensar, y se refleja en las palabras”, explica Kate Blackburn, otra de las autoras del estudio.