Menú Buscar
Personas haciendo ejercicio con mascarilla tras la cuarentena / EP

Así puedes reactivar tu metabolismo tras la cuarentena

Alimentos y ejercicios pueden ayudar a reactivar el organismo tras más de dos meses de reclusión

3 min

La reclusión y estar más horas de las habituales encerrados en casa pueden causar que el metabolismo se ralentice. Un metabolismo que, en función de la edad, la genética, el sexo, la composición corporal y los hábitos de la persona puede ir más lento a la hora de consumir las calorías necesarias para el funcionamiento del cuerpo.

Los expertos señalan que, para acelerar de nuevo el metabolismo, se puede tomar medidas con sólo hacer algunos ajustes en los hábitos de alimentación y de ejercicio. Una manera útil de tener activo el metabolismo, por ejemplo, es realizar pequeñas ingestas de comida a lo largo del día, pero siempre con asesoramiento médico.

Alimentación

A la hora de las principales comidas es preferible consumir más proteínas que carbohidratos. La razón es que el cuerpo necesita más tiempo y más energía para procesar los primeros, consume entre un 20 y 30% de calorías, mientras para los segundos sólo se necesita entre un 5 y un 15%.

En este sentido es conveniente incluir carne magra, pescado, legumbres, huevos, queso y frutos secos en la dieta. Además, estos alimentos ayudan a ganar masa muscular que también activa el metabolismo. El picante y los productos con cafeína provocan el mismo efecto acelerador, pero los expertos advierten que no se debe abusar de ellos.

Deporte

Otro de los puntos clave para despertar el metabolismo es hacer ejercicio. Con el deporte se queman calorías, y se activa el organismo, que no sólo sirve para adelgazar sino para reforzar la masa muscular que, a partir de los 40 años se empieza a debilitar, subrayan los médicos.

Por último, los especialistas desmienten que dormir poco ayude a activar el metabolismo o quemar más calorías. De hecho, es perjudicial. Cuánto más tiempo se pasa despierto, aumenta la sensación de cansancio, que provoca una caída de temperatura y una ralentización del metabolismo. Asimismo, dormir menos de siete horas abre el apetito.