Menú Buscar
Dos jóvenes con el móvil compartiendo contenido en sus redes sociales  / Europa Press

¿Hacia dónde van las redes sociales en 2020?

El vídeo seguirá siendo el formato estrella, mientras que los canales privados proliferarán en las plataformas 'online'

6 min

Vídeo, vídeo y más vídeo. Es el formato estrella de las redes sociales y lo seguirá siendo en 2020. Por ello, no es de extrañar que TikTok –muy querida por los adolescentes— y YouTube estén triunfando tanto.

Hootsuite, la plataforma para gestionar redes sociales, lleva los últimos años elaborando un informe sobre las tendencias que veremos en este campo. Y, entre las 31 páginas que conforman el reporte de 2020, la red social china cuenta con una presencia relevante, por lo que deberíamos seguirla bien de cerca el próximo año.

La fuerte apuesta de Instagram y LinkedIn por el vídeo

Tanto es así que Instagram quiere imitar, de algún modo, el modelo de TikTok con una nueva herramienta para crear vídeos cortos musicales llamada Reeds que, por ahora, se está probando en Brasil, pero que es muy posible que llegue a otros países, entre ellos España, en 2020. Si, finalmente, arranca con fuerza esta función, el futuro de TikTok quedaría un poco confuso. Ya veremos si ambas redes sociales son capaces de coexistir.

Por otra parte, LinkedIn también está lanzando una función de vídeo en directo –como Facebook Live, Instagram Live o YouTube Live-- que de momento está disponible en EEUU pero que, si funciona bien, podríamos ver en 2020. Esta opción “ofrecerá a las marcas una forma nueva de entregar contenido de vídeo a un público más relevante. Se podrá usar, por ejemplo, para mostrar las personas que están detrás de un negocio u organizar una sesión de preguntas y respuestas para determinados clientes”, matiza Hootsuite.

Una joven haciéndose una foto o vídeo con su móvil / Europa Press
Una joven haciéndose una foto o vídeo con su móvil / Europa Press

Servicios de mensajería instantánea

Pero no solo los vídeos proliferarán en las redes sociales. También tendrán una mayor relevancia los canales o chats privados. Según GlobalWebIndex, el 63% de los usuarios dicen sentirse más cómodos para compartir y hablar de ciertos contenidos en las aplicaciones de mensajería instantánea.

Aunque eso ya lo sabe Mark Zuckerberg. Por ello, avanzó este año su intención de unificar, de alguna manera, sus tres servicios de mensajería instantánea: Facebook Messenger, Instagram y WhatsApp. Y, en ese sentido, lanzó en 2019 Threads, el chat privado de Instagram.

Equilibrio entre la comunicación pública y privada

Según el propio Zuckerberg el futuro es privado y, por consiguiente, las empresas, como las suyas, y las marcas acabarán aproximándose a sus clientes o usuarios no sólo a través de cuentas públicas y abiertas, sino también con el uso de otro tipo de canales más directos y privados como, por ejemplo, a través de bots.

“En 2020, las marcas más exitosas serán aquellas que logren un equilibrio entre generar consciencia con perfiles públicos y ofrecer una atención individual (y personalizada) a través de canales privados”, subraya el informe de Hootsuite.

Como consecuencia, tal y como señala la publicista y directora creativa Pilar Yépez, ya se van viendo cada vez más empresas usando chatbots en Facebook –y en sus páginas web propias-- para ofrecer un mejor servicio de atención al cliente. Así, sin estar nadie físicamente presente, “se puede conseguir que un usuario obtenga siempre un feedback”, explica.

Embajadores y defensores internos

Una de las ventajas de las redes sociales es que hacen más accesibles a los CEO y directivos de las empresas, así como a los famosos o influencers. A través de Twitter, donde ya se está probando la programación de tuits, o LinkedIn se puede interactuar con estos ejecutivos. Aunque “sólo el 37% de los millennials creen que los líderes empresariales tienen un impacto positivo en el mundo y el 26% no confían en ellos como fuente de información rigurosa o precisa”, según apunta Hootsuite.

Por ello, es muy posible que veamos en 2020 más embajadores internos de las empresas o marcas. Es decir, que sean ciertos trabajadores los que representen en las redes sociales a estas firmas. Como señala el experto en LinkedIn David Martínez Calduch, al final, “la marca personal de un trabajador potencia la marca de la compañía en la que trabaja”. Entonces ¿qué mejor que elegir a alguien de dentro de la casa, que conoce bien el negocio, para crear esa confianza y acercarse, todavía más, a los usuarios? “En 2020, veremos a los defensores de los empleados convertirse en fuentes de confianza para los consumidores a medida que usen las redes sociales para amplificar la buena voluntad de sus organizaciones”, concluye Hootsuite.