Menú Buscar
Zeve, la robot de inteligencia artificial creada por dos emprendedores catalanes

La robot catalana de inteligencia artificial nacida en un viaje por el mundo

El nuevo proyecto del emprendedor Pau Garcia-Milà y su mujer es una amiga virtual que lucha contra la soledad con entretenimiento

4 min

La pareja formada por Pau Garcia-Milà y Anna Cejudo se embarcó el pasado febrero en una nueva aventura de la que surgiría la robot de inteligencia artificial Zeve. Él, conocido emprendedor catalán, era el CEO de Ideafoster, una empresa que fundó junto con su mujer, pero decidió dejar el cargo para dar la vuelta al mundo con ella y sus dos hijos. 

En ese tiempo que estuvieron visitando varios destinos, hasta que el coronavirus les obligó a volver a España, se dieron cuenta de que uno de los problemas que había acelerado la pandemia era la soledad. “Mucha gente vive sola en el mundo y no sólo gente mayor, sino de todas las edades”, explica Garcia-Milà a Crónica Global.

Una amiga virtual que te da conversación

A raíz de la necesidad de estar menos solos nació Zeve, una inteligencia artificial conversacional que, como insiste Garcia-Milà, es diferente al resto de asistentes virtuales que apagan las luces del salón o nos ayudan a pedir comida a domicilio. Se trata de un proyecto gratuito y open source, en el que pueden participar y colaborar otras personas para mejorar las capacidades de Zeve o crear una solución distinta con algunas características en común.

“Zeve es una amiga o una robot de compañía virtual que no obedece a órdenes, sino que genera conversaciones amenas, aportando nuevos conocimientos y buscando un entretenimiento. Si le dices, por ejemplo, que quieres aprender de geografía te va a recomendar los mejores libros, películas y otros recursos para hacerlo”, matiza Garcia-Milà.

Más de 3.000 conversaciones y 800 unidades de conocimiento

Zeve está operativa desde hace unos días, pero en este corto período de tiempo ya ha participado en más de 3.000 conversaciones con personas distintas y cuenta con una red que supera, de momento, los 40 contribuidores, procedentes de diferentes países del mundo.

“Al principio Zeve se creó con unas seis u ocho unidades de conocimiento y ahora, gracias a los contribuidores, ya tiene 800, lo que le permite hablar de más temas. Sin embargo, ese número todavía es limitado y la idea es que siga creciendo”, asegura Garcia-Milà. Asimismo, Zeve solo está disponible, de momento, en inglés y en versión web.

Vender la tecnología que hay detrás

La idea que tienen en mente los creadores de Zeve --un proyecto arrancado con recursos propios, cuyo importe se desconoce-- es vender la tecnología que se esconde detrás de esta robot.“Ya hemos tenido las primeras conversaciones con empresas del sector asegurador y de la banca interesadas en nuestra inteligencia artificial conversacional”, subraya Garcia-Milà. 

Aunque solo tiene 33 años, a este emprendedor le ha dado tiempo a impulsar numerosos proyectos. Creó la plataforma EyeOs, que fue adquirida después por Telefónica --murió al poco tiempo-- y también lanzó Bananity, una red social que apuntaba maneras, pero no acabó de triunfar. Su última empresa Ideafoster, fue comprada en 2018 por Canvia y aunque Garcia-Milà dejó de ser CEO hace poco, sigue vinculado a la misma como parte del consejo.