Menú Buscar
Profesional de los eSports compitiendo con un móvil / LVP

Los eSports crecen exponencialmente en España

Este sector del entretenimiento online cuenta con 600 trabajadores y alrededor de 250 jugadores profesionales

Esther Figueroa
8 min

Los denominados deportes electrónicos, más conocidos como eSports, han ganado mucha popularidad en los últimos años. Causan verdadero furor en Asia, tanto que en China son reconocidos como profesión desde el año pasado y en Japón se ha abierto el primer hotel especializado en esta actividad.

Los eSports en España, pese a no estar al nivel de los países asiáticos, en los últimos años han crecido exponencialmente y actualmente ocupan la quinta posición del ranking europeo con unos ingresos de casi 1.500 millones de euros en 2018, según datos de la consultora PwC. En 2021 se estima que crezcan en un 32,5%. Por ello, y también según los expertos del sector, el futuro de los eSports es prometedor.

Para muchos sectores, el confinamiento ha resultado letal. Pero no para los deportes electrónicos, ya que la audiencia creció considerablemente durante la cuarentena y también después. La Superliga Orange de League of Legends (LoL), la competición de eSports más seguida a nivel nacional, tuvo 245.000 espectadores en su primera jornada a principios de junio, alcanzando un récord absoluto. También la Orange Unity League (del videojuego CS:GO) superó los registros en su jornada decisiva a finales de junio con 135.000 espectadores, 60.000 más que el año anterior. Según la consultora Newzoo, el sector ha sido uno de los menos afectados por la inversión global y la pandemia del coronavirus, debido a su naturaleza online. Y se prevé que el año que viene haya un aumento en la inversión prevista.

La evolución en España

Es indiscutible que el mundo de los eSports ha crecido exponencialmente. “El crecimiento en los últimos seis años ha sido increíble, lo que hay ahora es como un mundo totalmente diferente y que no tiene nada que ver al que existía antes”, expresa David Alonso, director deportivo del equipo profesional Vodafone Giants. Hace algunos años era impensable que hubiera gente que se dedicase exclusivamente al mundo de los videojuegos o que se llenasen pabellones con miles de personas compitiendo online. Actualmente, existen jugadores que pueden vivir de los eSports y también otros perfiles que se nutren de este sector como entrenadores, psicólogos, comentaristas (conocidos como casters), etc.

Según los últimos datos de la Asociación Española de Videojuegos (AEVI), la cifra de personas que trabajan en el sector de los eSports en España es de un total aproximado de 600 trabajadores y unos 250 jugadores profesionales, frente a los 300 profesionales y 100 jugadores estimados en 2017.

Para muchos expertos del mundo, los eSports podrían ser considerados “el entretenimiento del futuro” e, incluso, como un relevo generacional a muchos deportes tradicionales. Datos del Libro Blanco de los eSports de la AEVI exponen que el perfil entusiasta de estas competiciones es, globalmente, el de un joven adulto entre 21 y 35 años (>50%) y masculino (71% hombres); pero es cierto que cada vez más la presencia de mujeres crece. En España, el perfil es similar a este global, la diferencia más destacable es que es más heterogéneo en relación al rango de edad. Concretamente, el territorio español se encuentra en la 15ª posición del ranking mundial en cuanto a volumen de entusiastas con un total de 2,9 millones en 2019, según Newzoo.

Perspectivas de futuro

Con este gran crecimiento en pocos años, ¿qué se espera del futuro? Desde el sector expresan que es difícil predecir qué es lo que va a suceder, pero se muestran optimistas porque las cifras, en todos los aspectos, no dejan de crecer. “En los próximos años, veremos una estabilización, una especie de tamiz donde se queden ya reconocidos los grandes proyectos de clubes y competiciones, con una gran capa amateur y de comunidad bajo ellos”, asegura Eider Díaz, representante del equipo profesional Movistar Riders.

España es un país potente en eSports en competiciones. Y cuenta con grandes organizadores de torneos profesionales como la Liga de Videojuegos Profesional (LVP) y con torneos amateur como Universia de GGTech. “Tenemos grandes equipos como Giants o Riders, jugadores de altísimo nivel y grandes anunciantes como Teléfonica o Vodafone; aún así, hay ciertos aspectos que se pueden mejorar, por ejemplo el apoyo gubernamental y administrativo para facilitar la organización de eventos de eSports en España”, asegura José María Moreno, director general de AEVI. Sobre las posibles mejoras en España, el sector expone que se debería permitir el desarrollo de la autorregulación y diálogo previo con la industria de toda iniciativa legislativa que pueda plantearse en relación con esta actividad.

Prejuicios que desaparecen

Los expertos aseguran que la visión de los videojuegos, en general, es cada vez más positiva y los prejuicios van desapareciendo poco a poco. El director deportivo de Vodafone Giants expresa que “el estigma social que antes existía poco a poco va desvaneciéndose”. Sobre el motivo del porqué la visión de la sociedad está cambiando, seguramente se deba al factor de que la actual generación de padres también ha sido usuaria de videojuegos, así que conocen qué son exactamente. “Con la rotura de estos patrones de desconocimiento y mal uso, se ha producido una desaceleración de estos estigmas, que veremos mucho más reducidos a medida que esta generación siga creciendo”, asegura Eider Díaz.

Los valores de los videojuegos van contando con más reconocimiento social en diferentes países del mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) animó a la población a sumarse a la iniciativa Play Apart Together para jugar a videojuegos con otras personas desde casa y así aliviar el distanciamiento social por el confinamiento. El embajador de Estados Unidos ante la OMS, Ray Chambers, publicó el llamamiento en su Twitter. El reconocimiento se está extendiendo y “desde la propia industria ya se lleva años trabajando en iniciativas que demuestren el valor del videojuego en términos de integración, de concienciación o de divulgación”, explica el director general de AEVI.