Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un aficionado a los videojuegos sostiene el mando de una videoconsola / EP

La empresa de videojuegos CI Games pone una pica en Barcelona

La compañía capta 5,7 millones de fondos para desarrollar proyectos en su nuevo estudio de la capital catalana

2 min

Barcelona sigue atrayendo a las empresas de videojuegos. La compañía CI Games, que desarrolla juegos independientes de rol y fantasía bajo la marca Hexworks, abrirá una oficina en la capital catalana con 25 profesionales, que se podrían duplicar en los próximos 12 meses.

En un comunicado, la compañía ha explicado este martes que el estudio se encargará de crear el videojuego "Lords of the Fallen 2", la segunda parte de uno de sus títulos más aclamados por millones de jugadores.

Videojuegos artesanos

"Con Hexworks aterrizamos en Barcelona, ciudad que cuenta con un ecosistema digital, tecnológico y de juego cada vez más consolidado y del que estamos muy satisfechos de formar parte. Estamos aquí para quedarnos", ha destacado el director general de CI Games, Marek Tyminski.

La compañía ha detallado que el objetivo de Hexworks es adoptar un enfoque de desarrollo más independiente que los estudios de grandes multinacionales, por lo que sus proyectos se centrarán en juegos de rol elaborados como productos de artesanía de alta calidad.

Inversión de 6 millones

Por su parte, el productor ejecutivo de Hexworks, Saúl Gascón, ha destacado el nivel técnico y profesional del equipo y la importancia de formar parte de uno de los centros de desarrollo de juegos más importante de Europa: "No es casualidad que Hexworks tenga su sede en Barcelona, ya que es uno de los 'hubs' de desarrollo de aplicaciones móviles más importantes de Europa y se está consolidando además como un 'hub' de juegos para PC y consola de calidad AAA".

CI Games ha captado recientemente 5,7 millones de euros, la mayor parte de los cuales están destinados al impulso inicial de Hexworks y al desarrollo de "Lords of the Fallen 2", el primer proyecto del nuevo estudio en Barcelona.