Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un hombre trabaja frente a varias pantallas / Karolina Grabowska EN PIXABAY

Efectos negativos de pasar demasiadas horas frente a las pantallas

Durante el encierro obligatorio, los españoles estamos pasando más de 14 horas al día de media frente a las pantallas

Noelia Hontoria
5 min

El gran aliado de este estado de alarma ha sido la tecnología y todas las opciones que han puesto sobre la mesa: directos en Instagram, películas en Netflix, estrenos de animación en Disney+, videollamadas con los amigos, conexión a internet para poder seguir realizando ciertos trabajos, cursos online para retomar la formación… Son muchas las posibilidades que se abren ante un dispositivo electrónico con pantalla, sin embargo, los estudios opinan que se ha abusado mucho de la tecnología.

Uno de estos estudios es el realizado por Multiópticas y bautizado como Screen Pollution: Las pantallas y el confinamiento. En él, ha quedado de manifiesto que la española ha sido una de las nacionalidades que más se ha resguardado bajo el paraguas de la tecnología para hacer frente a este encierro. Con una media de 14 horas diarias frente a la pantalla, los efectos negativos de este hábito preocupan a los expertos y deberían ser suficientes para concienciar también a la población. Este dato supone un aumento del 30% respecto al año anterior.

Chica usando un ordenador portátil / StartupStockPhotos EN PIXABAY
Chica usando un ordenador portátil / StartupStockPhotos EN PIXABAY

Uso excesivo de las pantallas en 2020

Si bien el fin puede justificar los medios, no hay que dejar de lado el hecho de que ciertos hábitos pueden perjudicar enormemente la salud. Es el caso de este aumento de tiempo frente a las pantallas que, aunque ha resultado ser el gran aliado para quedarse en casa, en ciertos casos es preocupante la rutina que se está tomando. El dispositivo en el que más se ha aumentado su uso es el smartphone (con 1.35 horas más al día), seguido de la televisión (1.31 horas diarias) y el ordenador (1.17 horas al día).

Por regiones, Rioja, Galicia, Navarra, Cantabria y Asturias son quienes han aumentado más dicho consumo, mientras que los cambios de hábito se han notado menos en Extremadura, Castilla y León y Aragón. Otros datos interesantes de este estudio es que 1 de cada 2 españoles han empezado a hacer videollamadas que antes no hacían. Sin embargo, se espera que el total de horas de pantalla disminuya una vez que se retome la normalidad, ya que hay muchas actividades que se podrán realizar sin ellas, como hacer deporte o socializar de nuevo.

Problemas de salud

Tras este aumento del tiempo de uso de las pantallas, un 60% de los españoles declara haber notado molestias en los ojos durante este estado de alarma. Los principales problemas de salud que se están advirtiendo ya a corto plazo son dolor de cabeza (31%), escozor de ojos (25%), sequedad ocular (22%), dificultad para enfocar (20%), enrojecimiento de los ojos (17%) y empeoramiento de la visión (16%). A nivel físico, permanecer demasiadas horas inmóviles, sentados frente a una pantalla también puede derivar en problemas de peso, de circulación…

Pero a los expertos también les preocupan los efectos a medio y largo plazo. La población está desarrollando una gran dependencia a las pantallas, tanto a la información que brinda internet como a recurrir a él en todo momento para el entretenimiento. Se teme que esto derive en casos de adicción, especialmente entre los colectivos más vulnerables, jóvenes y personas con problemas psicológicos.

Consejos

Algunos buenos consejos para tratar de reducir los efectos negativos de esta sobreexposición a las pantallas son algunos de los siguientes. Hacer descansos cortos pero periódicos, con el objetivo de descansar la vista y enfocarla en otros elementos más allá de la pantalla. Se puede aprovechar para dar también un pequeño paseo dentro de casa para reactivar la circulación. También se debe evitar estar demasiado cerca de la pantalla para reducir sus efectos negativos y utilizar filtros de luz azul. Muchos de los dispositivos ya incluyen esta opción en el menú ajustes, aunque también se venden gafas con este filtro.

Para evitar caer en problemas de adicción o dependencia, se insta al usuario a que trate de autocontrolarse el tiempo frente a la pantalla. Por ejemplo, la opción de Bienestar Digital (Android) o Tiempo de uso (iOS) permite establecer límites de tiempo. También es recomendable proponerse a uno mismo una lista de tareas para hacer sin pantallas y tratar de tachar, al menos, una al día.

Destacadas en Vida tecky