Menú Buscar
El actor Robert de Niro durante la presentación de una edición del festival de cine de Tribeca.

Robert De Niro retira una película anti-vacunación del festival de Tribeca

El actor, padre de un niño autista, ha decidido eliminar una película que relacionaba el autismo con la vacunación tras discutirlo con la comunidad científica

Redacción
2 min
Rober de Niro ha decidido retirar una película del festival de Tribeca que hacía propaganda contra la vacunación.

El actor, que es uno de los principales promotores del evento, consultó previamente a “la comunidad científica” sobre el contenido de un filme que relaciona el autismo con la vacunación.

Resulta, además, que De Niro es padre de un niño autista y, según informa The Guardian, en un primer momento se había mostrado a favor de emitir la película, llamada Vaxxed: from Cover-Up to Catastrophe (Vacunados: desde el encubrimiento hasta la catastrofe).

Un “asunto personal”

La estrella de Hollywood afirmó “tener ciertas dudas” respecto a la producción y se dirigió a los científicos para tener una información mucho más completa. En esta línea, De Niro afirmó el pasado sábado que su intención de emitir la película tenía que ver con la conveniencia de “ofrecer una oportunidad para debatir sobre el asunto que es muy personal para mí y mi familia”.

“Tras revisar el filme con el equipo del Festival de Tribeca y con la comunidad científica, no consideramos que [la película] contribuya a debatir sobre el asunto tal y como esperaba en un primer momento”, añadió el actor.

Dirigida por un doctor sin licencia

De Niro, que fue muy concreto en sus declaraciones para que su decisión no fuera tachada de censura, subrayó que el festival no trata de “evitar o tapar” ninguna polémica, pero que la película tiene carencias importantes para abordar el tema con objetividad. Por esta razón, prosiguió el actor, decidieron “eliminarla de la programación”.

El filme en cuestión ha sido dirigido por Andrew Wakefield, un doctor británico que publicó un estudio en 1998 en el que afirmaba la existencia de vínculos entre la vacunación y el autismo. El estudio fue refutado por el British Medical Journal y tildado de “un fraude elaborado”. Wakefield perdió incluso su licencia de médico.